Prospecto ZITROMAX MD

Composición
Cada frasco con gránulos de liberación prolongada para suspensión oral contiene: Dihidrato de azitromicina equivalente a 2.0 g de azitromicina base. Forma farmacéutica: Gránulos de liberación prolongada para suspensión oral. Excipientes: Behenato de Gliberilo, Sucrosa, Poloxámero, Fosfato tribásico anhidro de sodio, Hidróxido de magnesio, Hidroxipropilcelulosa, Goma Xantán, Dióxido de silicio coloidal, Dióxido de titanio, Sacarosa, Sabor artificial de Cereza, Sabor artificial a banana, Agua.
Farmacología
Propiedades farmacodinámicas: Modo de acción: La azitromicina es la primera de una subclase de antibióticos macrólidos, conocidos como azálidos, y es químicamente diferente de la eritromicina. Químicamente, se deriva por inserción de un átomo de nitrógeno en el anillo de lactona de la eritromicina A. Su nombre químico es 9-deoxi-9a-aza-9ametil-9a-homoeritromicina A. El peso molecular es 749.0. Modo de acción: inhibición de la síntesis de proteínas bacterianas mediante la unión a las subunidades ribosomales 50s y prevención de la translocación de péptidos, sin afectar la síntesis de los polinucleótidos. Relación farmacocinética / farmacodinámica (PK/PD): En los modelos de eficacia en ratones, la administración de azitromicina en dosis única produjo tasas superiores de supervivencia y depuración bacteriana en comparación con la misma dosis total dividida en 2 o 3 días. En el modelo en jerbos, una dosis única esterilizó el oído medio eliminando el Haemophilus influenzae. La evaluación farmacocinética confirmó una exposición total similar (AUC) en suero y en el tejido pulmonar para los tres regímenes de tratamiento. La correlación de los parámetros de PK-PD y la eficacia antimicrobiana confirmaron una relación dependiente de la concentración e independiente de la dosificación para azitromicina. Mecanismo de resistencia: Existen dos determinantes principales de la resistencia en los aislamientos clínicos de Streptococcus pneumoniae y Streptococcus pyogenes: mef y erm. Mef codifica una bomba de eflujo que media la resistencia a los macrólidos de 14 y 15 miembros únicamente. Mef también ha sido descrito en varias otras especies. El gen erm codifica una 23S-rARN metiltransferasa que añade los grupos de metilo a adenina 2058 del 23S rARN (sistema de numeración de E. coli rARN). El nucleótido metilado está en el dominio V y se ha observado que interactúa con las lincosamidas y la estreptogramina B, además de los macrólidos, lo que produce un fenotipo conocido como resistencia a MLSB. Erm(B) y erm(A) se encuentran en los aislamientos clínicos de S. pneumoniae y S. pyogenes. La bomba AcrAB-TolC en Haemophilus influenzae es responsable de los niveles altos innatos de los valores MIC para los macrólidos. En los aislamientos clínicos, las mutaciones en 23S rARN, específicamente en los nucleótidos 2057-2059 o 2611 en el dominio V, o las mutaciones en las proteínas ribosomales L4 o L22 son raras. Puntos de Corte: Los siguientes puntos de corte de MIC (concentración inhibitoria mínima) se definen según el EUCAST (Comité Europeo sobre la prueba de susceptibilidad antimicrobiana): Haemophilus spp.: S 0.12 mg/l y resistencia > 4 mg/l. M. catarrhalis: S ≤0.5 mg/l y resistencia > 0.5 mg/l. Estreptococos (incluido S. pneumoniae y S. pyogenes): S ≤0.25 mg/l y resistencia > 0.5 mg/l. Espectro antibacteriano: En el siguiente cuadro se presenta la susceptibilidad de las especies bacterianas a la azitromicina. La prevalencia de la resistencia adquirida puede variar geográficamente y con el tiempo para especies seleccionadas, por lo que es conveniente contar con información local sobre resistencia, especialmente para el tratamiento de las infecciones severas. Según sea necesario, se debe buscar la asesoría de expertos cuando la prevalencia de la resistencia local es tal que la utilidad del agente en por lo menos algunos tipos de infecciones es cuestionable.


Estudios clínicos (ver sección Indicaciones y Advertencias). Neumonía adquirida en la comunidad: A continuación se presenta la respuesta clínica en la visita de la "Prueba de Cura" (TOC, que es 14 a 21 días después de la primera dosis) para la población primaria, Participantes Clínicos Según el Protocolo en ambos estudios:


A continuación se presenta la respuesta clínica por patógeno en la Población Bacteriológica. Según el Protocolo. en ambos estudios.


Exacerbaciones bacterianas agudas de la bronquitis crónica. A continuación se presenta la respuesta clínica para la población primaria, Participantes Clínicos Según el Protocolo:


En la tabla siguiente se presenta la respuesta clínica por patógeno en la Población Bacteriológica Por Protocolo:


Faringitis / amigdalitis causada por estreptococos beta hemolíticos del grupo A


A continuación se presenta la tasa de erradicación del estreptococo beta-hemolítico del Grupo A con diferentes niveles de susceptibilidad a la azitromicina:


Propiedades farmacocinéticas: Azitromicina gránulos de liberación prolongada constituye una formulación de liberación modificada que proporciona un ciclo completo de terapia antibacteriana en una dosis oral única. La información de los estudios farmacocinéticos realizados en participantes adultos saludables indica que se logra mayor concentración máxima en suero (Cmax) y mayor exposición sistémica (AUC) de azitromicina el día de la administración de la dosis después de una dosis única de azitromicina gránulos de liberación prolongada en comparación con la dosificación con las formulaciones convencionales de liberación inmediata de azitromicina.


Absorción: Azitromicina gránulos de liberación prolongada está formulado para liberar azitromicina lentamente en el intestino delgado. La biodisponibilidad relativa de azitromicina gránulos de liberación prolongada en comparación con la formulación de azitromicina en sachet es 83%. Las concentraciones máximas en suero se alcanzan aproximadamente 2.5 horas después. Efecto de la coadministración de alimentos: Cuando se administró una dosis de 2.0 g azitromicina gránulos de liberación prolongada a participantes saludables después de una comida con alto contenido en grasas, la concentración máxima en suero y la exposición sistémica aumentaron (115% y 23% respectivamente). Después de una comida estándar en participantes saludables, la concentración máxima en suero aumentó en 119% pero la exposición sistémica no sufrió alteraciones. Los resultados de estudios clínicos sugieren que los gránulos de liberación prolongada de azitromicina se toleran mejor cuando se administran en ayunas. Metabolismo: La mayoría de la azitromicina sistémicamente disponible se excreta sin cambios en la bilis. No se han realizado estudios in vitro e in vivo para evaluar el metabolismo de la azitromicina. Distribución: La unión de la azitromicina a las proteínas en suero depende de la concentración, y disminuye de 51% a 0.02 mg/ml hasta 7% a 2.0 mg/ml. Después de la administración oral, la azitromicina se distribuye ampliamente en todo el cuerpo con un volumen de distribución aparente en estado estable de 31.1 l/kg. Las concentraciones de azitromicina son mayores en los tejidos que en el plasma y en el suero. La extensa distribución de los fármacos a los tejidos puede ser relevante para la actividad clínica. La actividad antimicrobiana de la azitromicina está relacionada con el pH y parece disminuir cuando disminuye el pH. En consecuencia, las altas concentraciones en los tejidos no se deben interpretar como cuantitativamente relacionadas con la eficacia clínica. Eliminación: Las concentraciones de azitromicina en suero después de la administración de una dosis única de 2.0 g azitromicina gránulos de liberación prolongada disminuyeron siguiendo un patrón polifásico con una semivida terminal de eliminación de 59 horas. Se cree que la semivida prolongada se debe al incremento del volumen de distribución aparente. La excreción biliar de azitromicina, predominantemente como fármaco no alterado, constituye la vía principal de eliminación. En el transcurso de una semana, aproximadamente 6% de la dosis administrada aparece como fármaco inalterado en la orina. Farmacocinética en grupos de pacientes especiales: Deterioro de la función renal: La farmacocinética de azitromicina en los participantes con deterioro de la función renal leve a moderada (GFR 10 - 80 ml/min) no se vio afectada después de la administración de una dosis única de 1 g de azitromicina de liberación inmediata. Se observaron diferencias estadísticamente significativas en AUC 0-120 (8.8 mg × h/ml frente a 11.7 mg × h/ml), Cmax (1.0 mg/ml frente a 1.6 mg/ml) y CLr (2.3 ml/min/kg frente a 0.2 ml/min/kg) entre el grupo con deterioro de la función renal severa (GFR < 10 ml/min) y el grupo con función renal normal. Deterioro de la función hepática: En pacientes con deterioro de la función hepática leve (Clase A) a moderada (Clase B), no existe evidencia de un marcado cambio en la farmacocinética en suero de azitromicina en comparación con los pacientes con función hepática normal. Al parecer la depuración urinaria de la azitromicina aumenta en estos pacientes, quizá para compensar la disminución de la depuración hepática. Pacientes de edad avanzada: Los voluntarios de edad avanzada ( > 65 años de edad) tuvieron valores ligeramente mayores de AUC que los voluntarios jóvenes ( < 40 años) después de un régimen de 5 días, pero estos datos no se consideran clínicamente significativos, y en consecuencia no se recomienda un ajuste de la dosis. Datos de seguridad preclínica: Se ha observado fosfolipidosis (acumulación intracelular de fosfolípidos) en varios tejidos (por ejemplo, ojos, ganglios de la raíz dorsal, hígado, vesícula biliar, riñón, vejiga y/o páncreas) de ratones, ratas y perros que recibieron dosis múltiples de azitromicina. Se ha observado fosfolipidosis de grado similar en los tejidos de ratas y perros neonatos. El efecto ha demostrado ser reversible después de la suspensión del tratamiento con azitromicina, generalmente sin consecuencias toxicológicas apreciables. No existe evidencia de que esto tenga alguna relevancia para el uso normal de azitromicina en los seres humanos.
Indicaciones
Zitromax MD 2 g Gránulos de liberación prolongada para suspensión oral está indicado para el tratamiento de las cepas de bacterias susceptibles a azitromicina en las infecciones de las vías respiratorias leves a moderadas, según se indica a continuación: Exacerbaciones bacterianas agudas de la bronquitis crónica. Neumonía adquirida en la comunidad. Faringitis / amigdalitis causada por Streptococcus pyogenes (ver sección Advertencias). Se deben tomar en cuenta los niveles de resistencia local de los patógenos relevantes al momento de decidir si se prescriben antibióticos. Se debe considerar la recomendación oficial / local para el uso apropiado de antibióticos. (Ver sección Propiedades farmacodinámicas).
Dosificación
Zitromax MD 2g gránulos de liberación prolongada para suspensión oral se debe tomar con el estómago vacío (por lo menos 1 hora antes de una comida o 2 horas después de ésta) - ver sección Propiedades farmacocinéticas. Uso en adultos y adolescentes de 12 años de edad y mayores: La dosis recomendada es un frasco de Zitromax MD 2g (que corresponde a 2.0 g de azitromicina) como dosis única. En el evento improbable de que un paciente vomite dentro de los 5 minutos de la administración de Zitromax MD 2g, se debe tomar una segunda dosis. Uso en niños menores de 12 años de edad Zitromax MD 2g gránulos de liberación prolongada para suspensión oral no se recomienda a niños menores de 12 años. Para el tratamiento de los niños de este grupo de edad, se encuentra disponible Zitromax en polvo para suspensión oral. Uso en adultos mayores: No se necesita un ajuste de la dosis. (Ver sección Propiedades farmacocinéticas). Uso en pacientes con deterioro de la función renal: No se necesita un ajuste en la dosificación para los pacientes con deterioro en la función renal leve a moderada (GFR 10-80 ml/min). Se debe tener precaución cuando se administre azitromicina a pacientes con deterioro de la función renal severa (GFR < 10 ml/min). (Ver sección Advertencias y Propiedades farmacocinéticas). Uso en pacientes con deterioro de la función hepática: No se ha establecido la farmacocinética de Zitromax MD 2g en pacientes con deterioro de la función hepática. Con base en los estudios con formulaciones de azitromicina de liberación inmediata, no se recomienda un ajuste en la dosificación para los pacientes con deterioro de la función hepática leve a moderada. Se debe utilizar la azitromicina con precaución en los pacientes con deterioro de la función hepática severa. (Ver sección Advertencias). Instrucciones para la preparación de la suspensión lista para usar: Agregar agua hasta la marca indicada en la etiqueta del frasco. Volver a colocar la tapa. Agitar bien antes de usar. Beber todo el contenido del frasco. Usar la suspensión preparada dentro de un período de 12 horas almacenándolo a temperatura menor a 30°C. Agitar bien antes de usar.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad a la azitromicina, cualquier macrólido (por ejemplo, eritromicina) o antibiótico ketólido, o a cualquiera de los excipientes.
Efectos indeseables
Efectos no deseados más frecuentes: Durante los estudios clínicos de fase III, 23% de los participantes adultos que recibían azitromicina en gránulos de liberación prolongada experimentaron reacciones adversas relacionadas con el tratamiento. La mayoría (69%) tuvo reacciones gastrointestinales, tales como diarrea / heces sueltas, nauseas, dolor abdominal o vómitos. La mayoría de los eventos gastrointestinales fueron de severidad leve a moderada, y para el 68% de dichos participantes los síntomas se resolvieron en el lapso de 2 días. A continuación se presenta un listado de los eventos adversos relacionados con el tratamiento que se observaron con azitromicina gránulos de liberación prolongada, de acuerdo con al estándar de clasificación de órgano/sistema de MedDRA. Los eventos adversos se clasifican utilizando la siguiente convención: muy frecuente ( > 1/10); frecuente ( > 1/100, < 1/10); poco frecuente ( > 1/1,000, < 1/100) y raro ( > 1/10,000, < 1/1,000), muy raro < 1/10.000 incluidos los informes aislados. Dentro de cada grupo de frecuencia, los efectos no deseados se presentan en orden decreciente de seriedad.

Advertencias
Se debe tener en cuenta la recomendación local para el uso apropiado de antibióticos. (Ver sección Propiedades farmacodinámicas). Al igual que el caso de la eritromicina y otros macrólidos, se han informado raras reacciones alérgicas serias, entre ellas angioedema y anafilaxis (raramente mortales). Algunas de estas reacciones han ocasionado síntomas recurrentes y requirieron un período más prolongado de observación y tratamiento. En vista de que el hígado constituye la principal vía de eliminación de la azitromicina, el uso de azitromicina se debe realizar con precaución en los pacientes con enfermedad hepática significativa. Se han informado casos de hepatitis fulminante con azitromicina con posibilidad de conducir a insuficiencia hepática que pondría en riesgo la vida. Algunos pacientes pueden haber tenido enfermedad hepática preexistente o pueden haber estado tomando otros productos médicos hepatotóxicos. En caso de que se presenten signos y síntomas de disfunción hepática, como astenia de desarroll o rápido asociada con ictericia, orina oscura, tendencia al sangrado o encefalopatía hepática, se deben llevar a cabo inmediatamente pruebas / investigaciones de la función hepática. Se debe suspender la administración de azitromicina si ocurre disfunción hepática. En los pacientes que reciben derivados del ergot (cornezuelo del centeno), se ha observado aceleración del ergotismo por la coadministración de algunos antibióticos macrólidos. No existen datos respecto a la posibilidad de interacción entre los derivados del ergot y la azitromicina. Sin embargo, debido a la posibilidad teórica de ergotismo, no se deben coadministrar la azitromicina y los derivados del ergot. Al igual que con cualquier preparación de antibióticos, se recomienda la observación de los signos de sobreinfección con organismos no susceptibles, incluidos los hongos. Se ha informado diarrea relacionada con Clostridium difficile (CDAD) con el uso de casi todos los antibacterianos, incluida la azitromicina, y la severidad puede oscilar entre diarrea leve a colitis fatal. El tratamiento con antibacterianos altera la flora normal del colon, lo que a su vez produce proliferación de C difficile. C. difficile produce toxinas A y B que contribuyen al desarrollo de CDAD. Las cepas de C. difficile que producen hipertoxinas causan aumento de la morbilidad y la mortalidad, en vista de que dichas infecciones pueden ser resistentes a la terapia con antimicrobianos y pueden requerir colectomía. Se debe considerar la CDAD en todos los pacientes que presenten diarrea después del uso de antibióticos. Se necesita una historia médica exhaustiva dado que se ha reportado CDAD hasta 2 meses después de la administración de los antibacterianos. Hubo informes de colitis pseudomembranosa con casi todos los antibióticos, incluidos los macrólidos, y el grado de severidad varía entre grado leve a grado que pone en riesgo la vida. En los pacientes con deterioro de la función renal severa (GFR < 10 ml/min) se observó un aumento de 33% en la exposición sistémica a la azitromicina (ver sección Propiedades farmacocinéticas). Se debe tener cuidado antes de prescribir azitromicina a dichos pacientes. No se debe utilizar en pacientes tratados con ciclosporinas. (Ver sección Interacciones). Se ha observado prolongación de la repolarización cardiaca y del intervalo QT, que produce riesgo de desarrollar arritmia cardíaca y Torsades de Pointes, en el tratamiento con otros macrólidos. No se puede descartar completamente un efecto similar con la azitromicina en los pacientes con riesgo mayor de prolongación de la repolarización cardiaca (ver sección 3.8), por lo tanto se requiere tener precaución cuando se trate a pacientes con las siguientes características: Con prolongación de QT congénita o documentada. Pacientes que reciben actualmente tratamiento con otras sustancias activas que se sabe prolongan el intervalo QT, como los antiarrítmicos de las clases IA y III, cisaprida y terfenadina. Con trastorno en los electrolitos, especialmente en los casos de hipocalemia e hipomagnesemia. Con bradicardia, arritmia cardíaca o insuficiencia cardíaca severa, clínicamente relevantes. Se han informado exacerbaciones de los síntomas de miastenia gravis y presentación nueva de síndrome de miastenia en pacientes que reciben terapia con azitromicina. (Ver sección Efectos indeseaables). No se ha establecido la seguridad ni la eficacia para la prevención o tratamiento de MAC en niños. La azitromicina no constituye la primera elección de fármaco para la faringitis / amigdalitis causadas por Streptococcus pyogenes. La azitromicina se debe utilizar solamente cuando no se pueda usar penicilina (por ejemplo, debido a hipersensibilidad a la penicilina) y únicamente si la susceptibilidad a la azitromicina está documentada. Zitromax MD 2g gránulos de liberación prolongada para suspensión oral contiene 19.36 g de sacarosa. Los pacientes con problemas hereditarios de intolerancia a la fructuosa, mala absorción de glucosa-galactosa o insuficiencia de sucrosa-isomaltasa no deben tomar este medicamento. Zitromax MD 2g gránulos de liberación prolongada para suspensión oral contienen 148 mg de sodio. Se debe tomar en cuenta el contenido de sodio en pacientes con una dieta controlada baja en sodio. Interacción con otros productos medicinales y otras formas de interacción: Antiácidos: en un estudio de farmacocinética que investigaba los efectos de la administración simultánea de un antiácido con azitromicina, no se observó ningún efecto en la biodisponibilidad general, si bien las concentraciones máximas en suero disminuyeron en aproximadamente 25%. En los pacientes que reciben azitromicina y antiácidos, los fármacos no se deben administrar simultáneamente. Cetirizina: En voluntarios saludables, la coadministración de un régimen de 5 días de azitromicina con 20 mg de cetirizina en estado estable no produjo ninguna interacción farmacocinética ni cambios significativos en el intervalo QT. Didanosina (Dideoxiinosina): la coadministración de 1200 mg/día de azitromicina con 400 mg/día de didanosina en 6 participantes VIH positivos al parecer no afectó la farmacocinética en estado estable de la didanosina en comparación con el placebo. Digoxina: se ha informado que algunos de los antibióticos macrólidos alteran el metabolismo microbiano de la digoxina en los intestinos en algunos pacientes. En los pacientes que reciben azitromicina concomitante, un antibiótico azálido relacionado, y digoxina se debe tener en cuenta la posibilidad de aumento de los niveles de digoxina. Zidovudina: las dosis únicas de 1000 mg y las dosis múltiples de 1200 mg o 600 mg de azitromicina tienen poco efecto en la farmacocinética plasmática o en la excreción urinaria de zidovudina o su metabolito glucurónido. Sin embargo, la administración de azitromicina aumentó las concentraciones de zidovudina fosforilada, el metabolito clínicamente activo, en las células mononucleares de sangre periférica. No queda clara la importancia clínica de este hallazgo, pero podría ser de beneficio para los pacientes.La azitromicina no interactúa significativamente con el sistema hepático del citocromo P450. No se cree que sufra interacciones farmacológicas farmacocinéticas tal como se observó con la eritromicina y otros macrólidos. No ocurre inducción o inactivación hepática del citocromo P450 con azitromicina a través del complejo citocromo-metabolito. Ergotamina y fármacos similares: debido a la posibilidad teórica de ergotismo, no se recomienda el uso concurrente de azitromicina con derivados del ergot.Se han realizado estudios farmacocinéticos entre la azitromicina y los siguientes fármacos que se sabe sufren un metabolismo significativo mediado por el citocromo P450. Atorvastatina: la coadministración de atorvastatina (10 mg diarios) y azitromicina (500 mg diarios) no alteró las concentraciones en plasma de atorvastatina (según un ensayo de inhibición de la HMG CoA reductasa). Lovastatina: la azitromicina puede causar aumento en las concentraciones en plasma de lovastatina, y por ende representar un riesgo de rabdomiólisis. Por lo tanto, no se recomienda la coadministración. Carbamazepina: en un estudio de interacción farmacocinética realizado en voluntarios saludables, no se observó ningún efecto significativo en los niveles en plasma de carbamazepina o su metabolito activo en pacientes que reciben azitromicina concomitante. Cimetidina: en un estudio de farmacocinética que investigaba los efectos de una dosis única de cimetidina administrada 2 horas antes de la azitromicina sobre la farmacocinética de la azitromicina, no se observaron alteraciones en la farmacocinética de la azitromicina. Anticoagulantes orales del tipo de la cumarina: en un estudio de interacción farmacocinética, la azitromicina no alteró el efecto anticoagulante de una dosis única de 15 mg de warfarina administrada a voluntarios sanos. Hubo informes recibidos en el periodo posterior a la comercialización de aumento de la anti coagulación posterior a la coadministración de azitromicina y anticoagulantes orales del tipo de la cumarina. Si bien no se ha establecido una relación causal, se debe tener en cuenta la frecuencia del monitoreo del tiempo de la protrombina cuando se usa azitromicina en pacientes que reciben anticoagulantes orales del tipo de la cumarina. Ciclosporina: la azitromicina aumenta la Cmax y el AUC0-5h de la ciclosporina. Por lo tanto, se debe tener cuidado con la administración concurrente de dichos fármacos. Si es necesaria la coadministración de estos fármacos, se deben controlar los niveles de ciclosporina en suero, y ajustar la dosis de manera correspondiente. Efavirenz: la coadministración de una dosis única de 600 mg de azitromicina y 400 mg de efavirenz diariamente durante 7 días no produjo ninguna interacción farmacocinética clínicamente significativa. Fluconazol: la coadministración de una dosis única de 1200 mg de azitromicina no alteró la farmacocinética de una dosis única de 800 mg de fluconazol. La exposición total y la tiempo de vida media de la azitromicina no sufrieron cambios por la coadministración de fluconazol, sin embargo, se observó una disminución clínicamente no significativa en la Cmax (18%) de la azitromicina. Indinavir: la coadministración de una dosis única de 1200 mg de azitromicina no tuvo ningún efecto estadísticamente significativo en la farmacocinética de indinavir que se administró en dosis de 800 mg tres veces al día durante 5 días. Metilprednisolona: en un estudio de interacción farmacocinética realizado en voluntarios saludables, la azitromicina no tuvo ningún efecto significativo sobre la farmacocinética de la metilprednisolona. Midazolam: en voluntarios saludables, la coadministración de azitromicina 500 mg/día durante 3 días no causó cambios clínicamente significativos en la farmacocinética ni en la farmacodinámica de una dosis única de 15 mg de midazolam Nelfinavir: la coadministración de azitromicina (1200 mg) y nelfinavir en estado estable (750 mg tres veces al día) produjo un aumento en las concentraciones de azitromicina. No se observaron efectos adversos clínicamente significativos y no se requiere ningún ajuste de la dosis. Rifabutin: la coadministración de azitromicina y rifabutina en 6 participantes que recibieron tratamiento durante 10 días no afectó las concentraciones en suero de ninguno de los fármacos. La coadministración de azitromicina y rifabutina aumenta el riesgo de efectos secundarios en la forma de efectos en la médula ósea y uveitis. Se observó neutropenia en participantes que recibían tratamiento concomitante con azitromicina y rifabutina. Si bien se ha relacionado la neutropenia con el uso de rifabutina, no se ha establecido una relación causal con la combinación con azitromicina. (Ver sección 3.8) Sildenafilo: en voluntarios normales y saludables de sexo masculino, no hubo evidencia de ningún efecto de la azitromicina (500 mg diarios durante 3 días) en el AUC y en la Cmax de sildenafilo o en su metabolito principal circulante. Terfenadina: los estudios farmacocinéticos no han informado evidencia de interacción entre azitromicina y terfenadina. Hubo casos raros reportados donde no se podía excluir del todo la posibilidad de dicha interacción; sin embargo, no hubo evidencia específica de que dicha interacción había ocurrido. Teofilina: no existe evidencia de una interacción farmacocinética clínicamente significativa cuando se coadministra azitromicina y teofilina a voluntarios saludables. Triazolam: En 14 voluntarios sanos, la coadministración de azitromicina 500 mg el Día 1 y 250 mg el Día 2 con 0.125 mg de triazolam el Día 2 no tuvo efecto significativo sobre ninguna de las variables farmacocinéticas para triazolam en comparación con triazolam y placebo. Trimetoprima/sulfametoxazol: la coadministración de trimetoprima / sulfametoxazol DS (160 mg/800 mg) durante 7 días con azitromicina 1200 mg el Día 7 no tuvo efecto significativo sobre las concentraciones máximas, exposición total o excreción urinaria de trimetoprima o sulfametoxazol. Las concentraciones en suero de azitromicina fueron similares a las observadas en otros estudios. Lovastatina: la azitromicina puede causar aumento de las concentraciones en plasma de lovastatina, y en consecuencia puede representar riesgo de rabdomiólisis. Por lo tanto, no se recomienda la coadministración. Todos los demás estudios de interacción farmacológica para los gránulos de liberación prolongada de azitromicina se llevaron a cabo con las formulaciones de liberación inmediata de azitromicina que proporcionaron una exposición comparable total de azitromicina (los regímenes de dosificación oscilan entre 500 mg y 1200 mg). Warfarina, fenprocoumon: con la coadministración de azitromicina y warfarina o fenprocoumon, se recomienda el monitoreo frecuente de INR y un posible ajuste en la dosificación de warfarina. Fármacos que influencian el intervalo QT: Los pacientes que reciben concurrentemente fármacos que inducen la prolongación del intervalo QT (por ejemplo, terfenadina, antiarrítmicos de clase IA y III) requieren un monitoreo particularmente exhaustivo durante el uso de azitromicina. (Ver sección Advertencias). Embarazo y lactancia: Embarazo: Se han realizado estudios de reproducción en animales con dosis que van hasta concentraciones de dosis moderadamente tóxicas en las madres. En estos estudios, no se observó evidencia de daño al feto debido a la azitromicina. No se han llevado a cabo estudios adecuados y bien controlados en mujeres gestantes. Debido a que los estudios de reproducción en animales no siempre constituyen un pronóstico de la respuesta en los seres humanos, se debe usar azitromicina durante el embarazo sólo si existe una necesidad evidente. Lactancia: No existen datos sobre secreción en la leche materna. En vista de que muchos fármacos se excretan en la leche humana, no se debe utilizar azitromicina para el tratamiento de una mujer que da de lactar, a menos que en opinión del médico el beneficio potencial justifica los riesgos potenciales para el lactante. Efectos en la capacidad de conducir vehículos y utilizar máquinas: No existe evidencia de que la azitromicina pueda afectar la capacidad del paciente para conducir vehículos o utilizar máquinas.
Conservación
Conservar a una temperatura inferior a 30°C.
Sobredosificación
Los eventos adversos experimentados con las dosis mayores que las recomendadas son similares a los observados con las dosis normales. Síntomas: Los síntomas habituales son pérdida reversible de la audición, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Tratamiento: En caso de sobredosis, se indica la administración de carbón medicinal, medidas sintomáticas generales así como medidas de soporte de las funciones vitales, según sea necesario.
Presentación
Gránulos de Liberación Prolongada para Suspensión Oral.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *