ZINNAT - Conservación

ZINNAT 250 mg/5 mL Gránulos para suspensión oral debe conservarse a menos de 30°C. La suspensión oral reconstituida deberá ser refrigerada entre 2°C - 8°C se puede conservarse hasta por 10 días. Instrucciones para la reconstitución de ZINNAT 250 mg/5 mL Gránulos para suspensión oral en frasco:


1. Agitar el frasco para desprender los gránulos. Retirar la tapa y la membrana termosellada. Si esta última no está presente o está defectuosa el producto debe ser devuelto a la farmacia. 2. Llenar el vasito que se incluye en el estuche, con agua hervida y fría hasta la marca indicada. Esa cantidad de agua es suficiente para reconstituir la suspensión de 60 ml. 3. Añadir el agua al frasco de una vez. 4. Introducir el adaptador de la jeringa dosificadora en el cuello del frasco. Presionar hacia abajo completamente hasta que el adaptador encaje perfectamente en el cuello del frasco. 5. Volver a colocar la tapa. Invertir el frasco y agitar vigorosamente hasta obtener una suspensión homogénea. Volver a poner el frasco en posición vertical y agitar vigorosamente. 6. Refrigerar inmediatamente en nevera a 2-8°C hasta un máximo de 10 días. Mantener la suspensión reconstituida en congelador durante al menos una hora antes de tomar la primera dosis. Si se desea, la suspensión oral de ZINNAT® se puede a su vez diluir en zumos de frutas fríos o leche fría y tomar inmediatamente. La suspensión reconstituida no deberá mezclarse con líquidos calientes. Anotar en el recuadro correspondiente el día y mes en que se prepara el medicamento. Instrucciones de uso para la Jeringa Dosificadora:


1. Quitar la tapa del frasco e introducir la jeringa dosificadora en el adaptador situado en el cuello del frasco. 2. Invertir el frasco con la jeringa. Tirar del émbolo hacia abajo hasta retirar la dosis requerida. Colocar el frasco y jeringa en posición vertical. Asegurarse de que el émbolo no se mueve y retirar la jeringa del adaptador. 3. Con el paciente sentado en posición vertical, colocar la punta de la jeringa dentro de la boca del paciente, apuntando hacia el interior de la mejilla. Presionar el émbolo de la jeringa lentamente para administrar el fármaco sin que el paciente se atragante. No administrar el medicamento a chorros. Tras administrar la dosis volver a poner la tapa del frasco sin quitar el adaptador de plástico. Desmontar la jeringa y lávela con agua fría. Dejar que el émbolo y el cuerpo de la jeringa se sequen al aire. 4. Volver a introducir el frasco inmediatamente en nevera a 2-8° C hasta la próxima dosis. La eliminación del medicamento no utilizado y de todos los materiales que hayan estado en contacto con él se realizará de acuerdo con la normativa local.