TONIKON - Precauciones

Por contener ciproheptadina, no ingerir alcohol o medicación depresora del sistema nervioso central durante el tratamiento. Debe ser restringido cuando se necesite realizar actividades con un estado de alerta permanente (conducción de vehículos, máquinas de precisión). Por sus efectos anticolinérgicos, puede estar contraindicado en los siguientes estados: incremento de la presión intraocular, historia de asma bronquial, hipertiroidismo, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial. Puede causar somnolencia en los adultos y excitación en los niños. Los ancianos son más susceptibles a las reacciones adversas, tales como: somnolencia, lasitud, incoordinación, fatiga, sequedad de boca, náuseas, vómitos, diarrea, polaquiuria, dificultad para la micción o retención urinaria, precipitar glaucoma en pacientes predispuestos, visión borrosa, diplopía. No se han documentado problemas en humanos con la ingestión de dosis recomendadas de riboflavina, tiamina y piridoxina; sin embargo, cuando se expone al feto a grandes dosis de piridoxina en el útero, puede producirse un síndrome de dependencia en el neonato. Se evitará su empleo en el período de lactancia porque ciproheptadina puede inhibir la lactancia debido a sus efectos anticolinérgicos; además, la ciproheptadina se distribuye en la lecha materna y puede causar excitación o irritabilidad en el infante. La seguridad y eficacia del empleo de ciproheptadina en niños menores de 2 años no han sido establecidas, no se empleará tampoco en prematuros o neonatos. Los pacientes geriátricos son más sensibles a los efectos de los antihistamínicos (depresores, anticolinérgicos). El uso prolongado puede disminuir o inhibir el flujo salival, contribuyendo al desarrollo de caries, enfermedad periodontal, candidiasis oral y malestar.