TONIKON - Interacciones

El uso concurrente con alcohol o medicamentos que producen depresión del sistema nervioso central puede potenciar los efectos depresores de éstos o de ciproheptadina, así como el uso concurrente de maprotilina o de antidepresivos tricíclicos puede potenciar los efectos anticolinérgicos de éstos o de ciproheptadina. El uso concurrente con anticolinérgicos u otros medicamentos con actividad anticolinérgica puede potenciar el efecto anticolinérgico. Se comunicará la ocurrencia de problemas gastrointestinales pronto porque puede presentarse íleo paralítico. Los inhibidores de la monoaminooxidasa incluyendo a furazolidona y procarbazina, pueden prolongar e intensificar los efectos anticolinérgicos y depresores de ciproheptadina. Ciproheptadina puede enmascarar los síntomas de ototoxicidad como mareo, vértigo o tinnitus que producen los medicamentos ototóxicos. Los medicamentos que producen fotosensibilidad junto a ciproheptadina pueden causar efectos aditivos fotosensibilizantes. Los valores de las determinaciones de la concentración sérica de amilasa y prolactina pueden aumentar cuando ciproheptadina se administra con la hormona liberadora de tirotropina. La ciproheptadina puede inhibir la respuesta cutánea a la histamina en las pruebas intradérmicas con alérgenos, debe suspenderse por lo menos 72 horas antes. Dosis elevadas de tiamina pueden interferir con los resultados de la determinación de teofilina sérica mediante el método espectrofotométrico de Schack y Waxter y pueden producir falsos-positivos de las determinaciones de las concentraciones de ácido úrico por el método de fosfotungstato y de urobilinógeno, por el método de reactivo de Ehrlich. El alcohol y el probenecid dificultan la absorción intestinal de la riboflavina. Los requerimientos de riboflavina están aumentados durante el tratamiento con antidepresivos tricíclicos y fenotiazinas. La administración de riboflavina a grandes dosis puede dar resultados falsamente elevados de las mediciones fluorométricas de catecolaminas urinarias y resultados falsos positivos de las determinaciones de urobilinógeno mediante el agente de Ehrlich. Cicloserina, etionamida, hidralazina, inmunosupresores (azatioprina, clorambucil, corticosteroides, ACTH, ciclofosfamida, ciclosporina), isoniazida o penicilamina pueden causar anemia o neuritis periférica, ya que actúan como antagonistas de la piridoxina o porque aumentan la excreción renal de piridoxina. Los anticonceptivos a base de estrógenos aumentan los requerimientos de piridoxina. Dosis orales de piridoxina mayores de 5mg revierten efectos antiparkinsonianos de la levodopa; esto no sucede con la asociación carbidopa-levodopa. Puede producir resultados falsos-positivos en las determinaciones de urobilinógeno mediante el reactivo de Ehrlich. Las concentraciones de vitamina B12 pueden estar disminuidas durante el tratamiento con dosis altas y continuas de ácido fólico. La ingesta excesiva de alcohol por más de dos semanas, la administración de aminosalicitados o colchicina especialmente en combinación con aminoglucósidos pueden reducir la absorción de vitamina B12. Los antibióticos pueden dar resultados falsamente disminuidos en la determinación de las concentraciones de vitamina B12 por métodos microbiológicos. La administración de niacina puede producir resultados falsamente elevados de las determinaciones de catecolaminas urinarias mediante el método fluorimétrico y resultados falsamente positivos en las determinaciones de glucosa urinaria con el reactivo de Benedict. Altas dosis de niacina pueden aumentar las concentraciones de ácido úrico en sangre. El ácido acetohidroxámico disminuye la absorción del hierro. El uso de alcohol durante períodos prolongados resulta de toxicidad debido a absorción y almacenamiento hepático aumentado. Los antiácidos, suplementos de calcio, café, huevos, alimentos o medicaciones que contienen bicarbonatos, carbonatos, oxalatos o fosfatos, leche o derivados lácteos, té con alto contenido de ácido tánico, alimentos con alto contenido de fitatos y fibra dietaria disminuyen la absorción del hierro. La cimetidina al disminuir la acidez gástrica puede disminuir la absorción de hierro; la deferoxamina y posiblemente otros agentes quelantes disminuye la absorción del hierro. El dimercaprol, forma complejos tóxicos con el hierro, por lo que no deben administrarse juntos; el hierro antagoniza la absorción del etidronato, además disminuye la absorción de las fluoroquinolonas. La pancreatina y la pancrealipasa disminuyen la absorción del hierro. El hierro puede disminuir las acciones terapéuticas de la penicilamina y la trientina, así como también disminuye la absorción de las tetraciclinas. Dosis altas de hierro pueden inhibir la absorción intestinal de zinc, lo que puede ser un problema en individuos que toman preparaciones vitamínico-minerales que tienen una relación hierro a zinc muy alta. Tener cuidado en las determinaciones de hierro sérico ya que pueden resultar errados si es que se realizan dentro de 1 a 2 semanas después de administrar dosis altas de hierro dextrano o dentro de las 4 horas después de suplementos de hierro. La presencia de hierro puede dar falsos positivos en las pruebas de ortotulidina. Los suplementos de hierro pueden causar alteración de la captación ósea de fosfatos o fosfonatos marcados con Tecnecio 99m. Los suplementos de hierro, pueden causar disminución en la captación de Galio-67 en tumores y abscesos debido a la competición por los mismos sitios de unión.