Prospecto TABRON PRENATAL

Composición
Vitamina A 4000 U.I. Vitamina E 11 mg.Vitamina C 100 mg. Vitamina D 400 U.I. Acido Fólico 800 mcg. Vitamina B1 1,5 mg. Vitamina B2 1,7 mg. Niacinamida 18 mg. Vitamina B6 2,6 mg. Vitamina B12 4 mcg. Calcio.200 mg. Hierro 60 mg. Zinc 25 mg. Dioctilsulfosuccinato sódico 50 mg. Excipientes c.s.
Farmacología
La ingesta recomendada de todas las vitaminas y muchos minerales está aumentada durante la gestación. Muchos médicos recomiendan que la mujer gestante debe recibir suplementos de vitaminas y minerales, en especial aquellas cuya dieta es inadecuada y las que caen en categoría de alto riesgo: mujeres que han tenido pérdida fetal previa, fumadoras y las que abusan del alcohol. TABRON® PRENATAL tabletas es un preparado especialmente formulado para cubrir los requerimientos nutricionales de la mujer en estado de gestación y durante todo el período de lactancia. TABRON® PRENATAL tabletas refuerza la nutrición de la mujer durante estos períodos tan especiales. TABRON® PRENATAL tabletas permite a la madre gestante o lactante mantener un adecuado estado nutricional, y en aquellas con deficiencias establecidas de hierro, calcio, zinc, folatos, vitaminas A, E, D, C, B1, B2, B6, B12 y Niacinamida condiciona una pronta recuperación. TABRON® PRENATAL tabletas contiene además dioctilsulfosuccinato de sodio (docusato de sodio), cuyo efecto ablandador de heces, atenúa el riesgo de constipación (estreñimiento) que en algunas personas puede producir la administración de hierro. Su efecto lo realiza localmente en el intestino y no se absorbe, por lo que está excento de provocar riesgo adverso en la gestación (feto) y lactancia (infante).
Indicaciones
TABRON® PRENATAL tabletas está indicado en la prevención y el tratamiento de las deficiencias de vitaminas y minerales durante la gestación y lactancia. Por el contenido de hierro TABRON® PRENATAL tabletas está indicado en la prevención y tratamiento de la anemia del embarazo y/o lactancia.
Dosificación
Dosis en adultos: Gestación y lactancia normal: vía oral, 1 tableta al día. Anemia gestacional y durante la lactancia: Adecuar a cada caso individual de acuerdo con las condiciones de la paciente y el grado y severidad de la anemia, por lo general se recomienda 1 a 2 tabletas al día, vía oral.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes, hipervitaminosis. Por la presencia de Vitamina B12: Contraindicado en Enfermedad de Leber (la atrofia del nervio óptico se presenta rápidamente tras su administración; las concentraciones séricas de cianocobalamina se elevan rápidamente). La Vitamina D: Hipercalcemia, hipervitaminosis D Osteodistrofia renal con hiperfosfatemia. Por la presencia del Calcio: Hipercalcemia primaria o secundaria, Hipercalciuria, Cálculos renales de calcio. Sarcoidosis, hipoparatiroidismo o insuficiencia renal. El hierro y los compuestos que contienen hierro están contraindicados en: Hemocromatosis, hemosiderosis (la sobrecarga de hierro puede incrementarse), anemia hemolítica, talasemia y porfiria cutánea tarda. Laxantes en general como el docusato de sodio no deben administrarse en: Apendicitis, sangrado rectal no diagnosticado, insuficiencia cardiaca congestiva, hipertensión arterial, obstrucción intestinal. Las contraindicaciones referidas a estos componentes en particular constituyen contraindicaciones para el producto.
Reacciones adversas
A las dosis sugeridas TABRON® PRENATAL es óptimamente tolerado. Dosis elevadas, muy superiores a las sugeridas pueden producir de acuerdo al contenido individual de cada uno de sus componentes: Vitamina A: Se observan afectos adversos agudos a dosis mayores de 1 500 000 UI en adultos y 75 000 UI a 105 100 UI en niños y con la administración crónica de cantidades mayores de 25 000 UI al día durante 8 meses en adultos y 18 000 UI a 50 000 UI durante algunos meses en niños.Vitamina D: Síntomas tempranos de hipercalcemia: Constipación, diarrea, sequedad de boca, cefalea, aumento de la sed, aumento de la frecuencia urinaria, especialmente por la noche, picazón de la piel, disminución del apetito, náuseas o vómitos. Síntomas tardíos de hipercalcemia: Dolor óseo, orina turbia, elevación de la presión arterial, aumento de la sensibilidad de los ojos a la luz e irritación ocular, palpitaciones irregulares, letargia, dolor muscular, náuseas o vómitos y pancreatitis, psicosis, cambios mentales y pérdida de peso. Vitamina C: Dosis altas pueden producir cálculos renales de oxalato, vértigos o languidez, diarrea, flushing o enrojecimiento de la piel, cefalea, aumento moderado de la frecuencia urinaria, náusea o vómitos, dolor abdominal.Vitamina E: Dosis altas de vitamina E (mayores a 800 UI) pueden producir visión borrosa, diarrea, vértigos, cefalea, náusea o dolor abdominal, cansancio y debilidad. Acido fólico: Reacción alérgica, con broncoespasmo, eritema, fiebre, erupción cutánea y prurito. Tiamina: Reacción anafiláctica. Riboflavina: Coloración amarillenta de la orina. Piridoxina: Dosis altas de piridoxina (2 a 6 g al día) ingeridos por algunos meses han causado neuropatía sensorial severa, la que es reversible apenas se suspende. Vitamina B12: Diarrea, picazón de la piel, reacción anafiláctica. Niacinamida: Sensación de calor, flushing o enrojecimiento de la piel especialmente en cara y cuello, cefaléa. Dosis elevadas pueden ocasionar arritmias cardíacas, diarrea, vértigos o languidez, sequedad de piel y ojos, hiperglicemia, hiperuricemia, mialgia, náuseas o vómitos, agravación de la úlcera péptica y prurito severo. Calcio: Síndrome de hipercalcemia aguda, cálculos renales. Síntomas tempranos de hipercalcemia: constipación severa, sequedad de boca, cefalea continua, aumento de la sed, pérdida de apetito, depresión mental, gusto metálico, cansancio inusual, debilidad. Síntomas tardíos de hipercalcemia: Confusión, mareos, aumento de la presión arterial. Sensibilidad ocular y de la piel a la luz, latidos cardíacos irregulares rápidos o lentos, náuseas y vómitos, excresión de grandes cantidades inusuales de orina o frecuencia urinaria aumentada. Hierro: Oscurecimiento de las deposiciones, dolor abdominal o estomacal, calambres abdominales, constipación, diarrea, náusea, vómitos. Oscurecimiento de la orina (sólo a altas dosis), ardor en la boca del estómago. Docusato de sodio: Alergias no determinadas (rash cutáneo), dolor y calambres estomacales y abdominales.
Precauciones
Tomar de acuerdo con la dosis sugerida o según prescripción médica. Altas dosis de vitamina C pueden alterar las pruebas de determinación de glucosa en orina. Evitar tomar otros productos con alto contenido de vitamina A y D durante la gestación. Dosis diarias menores de 10 000 UI de vitamina A se consideran seguras en esta etapa; con dosis mayores el riesgo de teratogenicidad aumenta. Consultar con su médico si va a tomar otros medicamentos que contengan algunos de los componentes de TABRON® PRENATAL tabletas. Algunos alimentos que contiene fibra o fitatos pueden disminuir o interferir la absorción de minerales como el hierro, calcio y zinc por lo que se recomienda no administrar TABRON® PRENATAL tabletas simultáneamente con éstos. Los medicamentos que contienen hierro y otros minerales deben tomarse con abundante líquido y por lo menos 1 hora antes o 2 horas después de la ingesta de alimentos. Por el contenido de hierro TABRON® PRENATAL tabletas puede oscurecer el color de las heces. Algunas vitaminas pueden dar una coloración amarilla intensa a la orina.
Advertencias
No tomar más de las dosis recomendadas. El uso de vitamina A en alcohólicos, cirrosis, enfermedad hepática o hepatitis viral puede potenciar la hepatotoxicidad. Altas dosis de vitamina C puede interferir con las determinaciones de glucosa. Dosis elevadas de vitamina C pueden precipitar anemia hemolítica en pacientes con deficiencia de glucosa-6- fosfato deshidrogenasa. El uso de vitamina C en pacientes con hemocromatosis, anemia sideroblástica, o talasemia puede aumentar la absorción del hierro con agravamiento de estos estados. Dosis elevadas de vitamina C pueden elevar el riesgo de hiperoxaluria o cálculos renales. La vitamina o compuestos que la contengan debe usarse con cuidado en arteriosclerosis, insuficiencia cardiaca, hiperfosfatemia, hipersensibilidad a los efectos de la vitamina D, insuficiencia renal, sarcoidosis, y otras enfermedades granulomatosas. Dosis mayores de 400 UI de vitamina E puede agravar la hipoprotrombinemia producida por vitamina K. En pacientes con deficiencia de tiamina las dosis de carga de glucosa pueden precipitar o agravar la Encefalopatía de Wernicke, administrar tiamina antes de la glucosa. La administración de niacinamida puede exacerbar hemorragia, o glaucoma. Dosis elevadas pueden disminuir la tolerancia a la glucosa, causar hiperuricemia, daño renal, hipotensión, o activar un cuadro de úlcera péptica. El Calcio o compuestos que contengan calcio debe ser usados bajo estricto cuidado en deshidratación o desbalance hidrolectrolítico, diarrea, malabsorción intestinal crónica, historia de cálculo renal, insuficiencia renal crónica, aclorhidria o hipoclorhidria. Antes de administrar hierro o compuestos que contengan hierro deberá evaluarse la relación beneficio/riesgo en las siguientes circunstancias: alcoholismo, hepatitis, insuficiencia hepática, infección renal aguda, inflamación del tracto intestinal, úlcera péptica, hipersensibilidad al hierro, pacientes que reciben transfusiones sanguíneas en forma repetitiva. Evaluar la administración de suplementos que contengan zinc en pacientes con deficiencia de cobre, ya que estos pueden inducir deficiencia o disminución de las concentraciones séricas de cobre.
Interacciones
Aunque no se han realizado estudios especialmente conducidos para evaluar las interacciones de los componentes de TABRON® PRENATAL tabletas, estas pueden derivarse de las interacciones de cada uno de sus componentes individuales. Se ha reportado que altas dosis de vitamina A (50 000 UI/día equivalente al contenido 12,5 tabletas) y dosis elevadas de tetraciclinas causan hipertensión intracraneal benigna. Dosis de vitamina A por encima de las 25 000 UI/día (6,25 tabletas) puede estimular pérdida ósea y contrarrestar los efectos de los suplementos de calcio. La colestiramina, colestipol, aceite mineral o la neomicina oral interfieren con la absorción de vitamina A, D y E. El uso concurrente de vitamina A y E facilita la absorción, depósitos hepáticos, y la utilización de vitamina A, a la vez que reduce su toxicidad; las dosis excesivas de vitamina E pueden disminuir los depósitos de vitamina A. El etretinato y la isotretinoina pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de vitamina A. Las concentraciones de nitrógeno ureico sanguíneo, calcio sérico, colesterol y triglicéridos pueden estar aumentados durante la toxicidad crónica por vitamina A. El recuento leucocitario y eritrocitos pueden estar disminuidos con dosis altas de vitamina A. Dosis altas de vitamina E ( > 400 UI= > de 36 tabletas) pueden ayudar a prevenir una posible respuesta hipoprotrombinemica producida por anticoagulantes (cumarina o derivados de la indandiona). Dosis altas de hierro pueden catalizar la oxidación de vitamina E con posible aumento de sus requerimientos diarios.Dosis elevadas de tiamina pueden interferir con los resultados de la determinación de teofilina sérica mediante el método espectrofotométrico de Schack y Waxler y puede producir falsos positivos de las determinaciones de las concentraciones de ácido úrico por el método de fosfotungstato y urobilinógeno por el método de reactivo de Ehrlich. Dosis mayores a 10 g de vitamina C (100 tabletas) al día producen disminución de la absorción gastrointestinal de los anticoagulantes cumarinicos o derivados de la indandiona. El uso de celulosa sodio fosfato deriva el metabolismo del ácido ascórbico a oxalato. El uso con deferoxamina aumenta la toxicidad tisular del hierro. Dosis altas de vitamina C administradas en forma crónica puede interferir con la interacción disulfiramo-alcohol. La administración de ácido ascórbico puede alterar las pruebas de determinación de glucosa en orina mediante los reactivos de Benedict y los que usan el método de glucosa oxidasa. Dosis mayores de 200 mg de ácido ascórbico pueden disminuir las concentraciones séricas de transaminasas hepáticas y lactato deshidrogenasa.Dosis elevadas pueden dar resultados falsos-negativos en la determinación de sangre oculta en heces. Altas dosis de vitamina C pueden elevar las concentraciones de ácido úrico u oxalato urinario. El tratamiento de los cuadros de hiperfosfatemia con antiácidos que contengan aluminio en asociación con vitamina D puede aumentar las concentraciones sanguíneas de aluminio con riesgo aumentado de toxicidad por aluminio. Los antiácidos que contienen magnesio usados concurrentemente con vitamina D o productos que la contengan puede ocasionar hipermagnesemia sobre todo en pacientes con insuficiencia renal. Los anticonvulsivantes, hidantoína, barbitúricos o primidona aceleran el metabolismo de la vitamina D reduciendo sus efectos, los pacientes tratados durante tiempo prolongado deben usar suplementos que contengan calcio. La vitamina D antagoniza los efectos de calcitonina, etidronato, nitrato gálico, pamidronato o plicamicina en el tratamiento de la hipercalcemia.Las preparaciones de calcio en altas dosis y diuréticos tales como los tiazídicos pueden aumentar el riesgo de hipercalcemia cuando se coadministran con vitamina D, sin embargo puede ser terapéuticamente beneficioso en determinados pacientes como ancianos y poblaciones en riesgo. Los corticosteroides administrados a largo plazo pueden interferir con la acción de la vitamina D. Pueden presentarse arritmias cardíacas por administración de digitálicos en pacientes con hipercalcemia ocasionada por vitamina D. Preparaciones que contienen fósforo en altas dosis usados concurrentemente con vitamina D puede incrementar el riesgo de hiperfosfatemia, debido al aumento en la absorción del fósforo. El uso de 2 o más productos que contengan vitamina D o algún análogo (calcifediol) pueden aumentar los riesgos de toxicidad. Dosis elevadas de vitamina D pueden disminuir las concentraciones séricas de fosfatasa alcalina antes del desarrollo de hipercalcemia y aumentar las concentraciones séricas de calcio, colesterol, y fosfatos. Dosis terapéuticas de vitamina D pueden disminuir las concentraciones urinarias de calcio y fosfato. La administración de vitamina D puede aumentar las concentraciones de magnesio. Los requerimientos de ácido fólico están aumentados con la administración de analgésicos a largo plazo, anticonvulsivantes, hidantoína, carbamazepina, estrógenos y anticonceptivos orales. El uso de ácido fólico puede disminuir el efecto de anticonvulsivantes como la hidantoína. El uso prolongado de antiácidos conteniendo aluminio y/o magnesio puede disminuir la absorción del ácido fólico, los antibióticos pueden interferir con las determinaciones por métodos microbiológicos de ácido fólico en suero y eritrocitos pudiendo dar resultados falsamente disminuidos. El uso concurrente con colestiramina disminuye la absorción de ácido fólico. El metotrexato, la pirimetamina, el triamtereno o la trimetoprima antagonizan el folato. Sulfonamidas incluyendo la sulfasalazina inhiben la absorción del ácido fólico. Las concentraciones de vitamina B12 pueden estar disminuídas durante el tratamiento con dosis altas y contínuas de ácido fólico. El alcohol y el probenecid dificultan la absorción intestinal de la riboflavina. Los requerimientos de riboflavina están aumentados durante el tratamiento con antidepresivos tricíclicos y fenotiazinas. La administración de riboflavina a grandes dosis puede dar resultados falsamente elevados de las mediciones fluorometricas y catecolaminas urinarias y resultados falsos positivos de las determinaciones de urobilinógeno mediante el agente de Ehrlich. Cicloserina, etionamida, hidralazina, inmunosupresores (azatioprina, clorambucil, corticosteroides, ACTH, ciclofosfamida, ciclosporina), isoniazida, o penicilamina pueden causar anemia o neuritis periféricas ya que actúan como antagonistas de la piridoxina o porque aumentan la excresión renal de piridoxina. Los anticonceptivos a base de estrógenos aumentan los requerimientos de piridoxina. Dosis orales de piridoxina mayores de 5 mg revierten los efectos antiparkinsonianos de la levodopa, esto no sucede con la asociación carbidopa-levodopa. Puede producir resultados falsos positivos en las determinaciones de urobilinógeno mediante el reactivo de Ehrlich. La ingesta excesiva de alcohol por más de dos semanas, la administración de aminosalicilatos o colchicina especialmente en combinación con aminoglucósidos pueden reducir la absorción de vitamina B12. Los antibióticos pueden dar resultados falsamente disminuídos en la determinación de las concentraciones de vitamina B12 por métodos microbiológicos. Dosis altas y continuas de ácido fólico puede reducir las concentraciones de vitamina B12 en sangre. El uso de quenodiol o ursodiol con niacinamida aumenta la saturación del colesterol en la bilis; el uso concurrente con inhibidores de HMG CoA (lovastatina, pravastatina o sinvastatina) se asocia a aumento del riesgo de rabdomiolisis, e insuficiencia renal aguda. La administración de niacinamida puede producir resultados falsamente elevados de las determinaciones de catecolaminas urinarias mediante el método fluorimétrico y resultados falsamente positivos en las determinaciones de glucosa urinaria con el reactivo de Benedict. Altas dosis de niacinamida pueden aumentar las concentraciones de ácido úrico en sangre. El alcohol, café (más de 8 tazas al día) y el tabaco disminuyen la absorción del calcio. El calcio puede antagonizar los efectos de la calcitonina en el tratamiento de la hipercalcemia. Dosis altas de calcio pueden antagonizar los efectos del verapamilo y de otros antagonistas de calcio, otras preparaciones que contienen calcio o preparaciones que contengan magnesio pueden aumentar las concentraciones de calcio o magnesio especialmente en pacientes con insuficiencia renal. La administración de calcio puede disminuir la eficacia de la celulosa sodio fosfato en la prevención de la hipercalciuria. Estrógenos y anticonceptivos que contienen estrógenos aumentan la absorción gastrointestinal de calcio. Los diuréticos pueden disminuir la excresión renal de calcio. Puede interferir la absorción de etidronato, se recomienda no tomar este último hasta dos horas después de la ingesta del suplemento de calcio. Alimentos que contienen fibra vegetal o fitatos reducen la absorción del calcio. El carbonato de calcio reduce la absorción de las fluoroquínolonas, por lo que no se recomienda su uso concurrente. Los suplementos de calcio pueden antagonizar los efectos del nitrato de galio. El calcio puede, dependiendo de la dosis, antagonizar o disminuir la absorción del hierro, sin embargo cuando están presentes en una formulación multivitamínica como en TABRON® PRENATAL la absorción del hierro no es modificada sustancialmente, posiblemente por que la vitamina C mantiene el hierro en estado ferroso, lo que aumenta su solubilidad y absorción. El uso excesivo de calcio con leche o derivados de leche o con bicarbonato de sodio puede ocasionar el síndrome de leche-alcalinos. El calcio puede disminuir la absorción de la fenitoína, por lo que no se deben dar concurrentemente, hay que espaciar por lo menos dos horas la administración de la fenitoína. Los fosfatos (de sodio o potasio) aumentan el potencial para que el calcio se deposite en tejidos blandos si el calcio sérico está elevado. El calcio puede dificultar la absorción del fluor contenido en el fluoruro de sodio. Las tetraciclinas orales no se absorben en presencia de calcio en el intestino. Dosis elevadas de vitamina D con calcio aumentan la absorción del calcio intestinal aumentando el riesgo de hipercalcemia crónica en los pacientes predispuestos, sin embargo en poblaciones en riesgo como ancianos y osteoporóticos esto resulta ser beneficioso. El ácido acetohidroxámico disminuye la absorción del hierro. El uso de alcohol durante período prolongado resulta en toxicidad debido a absorción y almacenamiento hepático aumentado. Los antiácidos, suplementos de calcio, café, huevos, alimentos o medicaciones que contienen bicarbonato, carbonatos, oxalatos, o fosfatos, leche o derivados lácteos, té con alto contenido de ácido tánico, alimentos con alto contenido de fitatos y fibra dietaria disminuyen la absorción del hierro, calcio y zinc. La cimetidina al disminuir la acidez gástrica puede disminuir la absorción de hierro; la deferoxamina y posiblemente otros agentes quelantes disminuye la absorción del hierro. El dimercaprol, forma complejos tóxicos con el hierro, por lo que no deben administrarse juntos; el hierro antagoniza la absorción del etidronato, además disminuye la absorción de las fluoroquinolonas. La pancreatina y la pancrealipasa disminuyen la absorción del hierro. El hierro puede disminuir las acciones terapéuticas de la penicilamina y la trientina, así como también disminuye la absorción de las tetraciclínas. Dosis altas de hierro pueden inhibir la absorción intestinal del zinc, lo que puede ser un problema en individuos que toman preparaciones vitamínico-minerales que tiene una relación hierro a zinc muy alta. Tener cuidado en las determinaciones de hierro sérico ya que pueden resultar errados si es que se realizan dentro de 1 a 2 semanas después de administrar dosis altas de hierro dextrano o dentro de las 4 horas después de suplementos de hierro. La presencia de hierro puede dar falsos positivos en las pruebas de ortotoluidina. Los suplementos de hierro pueden causar alteración de la captación ósea de fosfatos o fosfonatos marcados con Tecnecio 99 m. Los suplementos de hierro pueden causar disminución en la captación de Galio-67 en tumores y abcesos debido a la competición por los mismos sitios de unión.Dosis altas de zinc interfieren con la absorción del cobre. Diuréticos como la tiazida aumentan la excresión renal del zinc. La penicilamina y metales quelantes pueden disminuir la absorción de zinc. Preparaciones que contienen fósforo pueden disminuir la absorción del zinc. Las sales de zinc pueden disminuir la absorción de las tetraciclinas. Otras medicaciones que contiene zinc pueden elevar las concentraciones séricas del mismo. Las concentraciones séricas de cobre pueden estar reducidas con la terapia a largo plazo a altas dosis de zinc. El uso crónico y exagerado de laxantes puede reducir las concentraciones séricas de potasio al promover la excresión del mismo por el tracto gastrointestinal. El docusato puede favorecer la absorción sistémica del dantron, aceite mineral o la fenolftaleína cuando se administran conjuntamente. Se ha reportado daño hepático por dantron después de dosis repetidas de esta asociación. La administración de docusato sódico puede aumentar las concentraciones sanguíneas de glucosa.
Incompatibilidades
No se han descrito.
Sobredosificación
Aunque no se han hecho investigaciones destinadas a evaluar las consecuencias de la sobredosis aguda o crónica con TABRON® PRENATAL, es posible concluir que de todos sus componentes es el hierro el que reviste mayor riesgo de producir algún evento tóxico con repercusiones para la salud y la vida, de allí que de ocurrir algún evento de intoxicación por ingesta accidental masiva de tabletas de TABRON® PRENATAL se debe tratar de evitar y tratar la intoxicación referida al hierro. Intoxicación por hierro: Aguda: La sobredosis aguda por ingesta masiva de compuestos que contienen hierro puede ser fatal, especialmente en niños pequeños, de allí que el tratamiento debe ser una urgencia. Se han observado síntomas que van desde el vómito al coma, habiéndose reportado con la ingesta de 200 a 250 mg/kg de peso de sulfato ferroso en adultos y 20 mg/kg de peso de hierro elemental en niños. Después de transcurrida una hora la excesiva absorción sistémica y la posible erosión gástrica y de los tejidos intestinales complican los procedimientos de evacuación y de apoyo. Medidas para disminuir la absorción: Inducir el vómito con jarabe de ipecacuana. Si el paciente está inconsciente efectuar lavado gástrico con bicarbonato de sodio. Si las tabletas radiopacas se visualizan a los rayos X, deberá repetirse el lavado gástrico. Los análisis de laboratorio deberán incluir determinaciones de hierro sérico, hemoglobina, hematocrito, electrolitos, gases sanguíneos y glucosa en sangre, capacidad total de unión de hierro, recuento completo de sangre, tipo de sangre y cruzamiento de sangre. Repetir las determinaciones de hierro sérico. La extracción temprana de hierro (antes de las 2 horas postingesta) puede dar concentraciones artificialmente elevadas de hierro. Las concentraciones séricas máximas se alcanzan unas 6 horas después de la ingestión, y se retrasan con las preparaciones de liberación prolongada, cantidad de alimentos presentes en el estómago y la dosis ingerida.Tratamiento específico: Mantener el equilibrio hidroelectrolítico, si hay acidosis corregir con bicarbonato sódico intravenoso. La deferoxamina es el antídoto específico, administrar lentamente por vía IM o IV, se usa en la toxicidad por hierro más severa, cuando los síntomas son otros que diarrea o vómitos mínimos. La deferoxamina se une al hierro (acción quelante) para formar un complejo férrico soluble (ferrioxamina) que se excreta por la orina. Los niños con antecedentes de ingesta > 40 mg de hierro elemental/kg de peso se les administrará una dosis IM de prueba de deferoxamina, sin considerar los síntomas, si la orina se torna de color rojo-naranja (vino rosado) se debe continuar pero por vía IV. Cuando se disponen de los resultados de hierro sérico y la capacidad total de unión de hierro, la dosificación deberá, de ser necesario, continuarse. La deferoxamina debe evitarse en pacientes que han desarrollado insuficiencia renal. La diálisis no es de valor en la eliminación de hierro sérico solo, pero se puede usar para aumentar la excresión del complejo hierro-deferoxamina, y está indicada ante la presencia de anuria u oliguria. La exanguineotransfusión puede dar buenos resultados. Tratamiento de apoyo: Observar al paciente por lo menos 24 horas después de tornarse asintomático. Los efectos tardíos pueden incluir shock y hemorragia gastrointestinal severa (24 a 48 horas) y obstrucción gastrointestinal (de semanas a meses). La lesión residual puede ser excluida con estudios del hígado y del tracto gastrointestinal superior. Las personas que han ingerido intencionalmente cantidades tóxicas deben ser derivadas para recibir apoyo psiquiátrico. Intoxicación por Zinc: La intoxicación por zinc se puede manifestar por hipotensión, ictericia, edema pulmonar y vómitos. El tratamiento de la intoxicación por zinc consiste en la administración de leche o agua en abundancia para tratar de diluir el contenido gástrico y la administración IM o IV de edetato de sodio a dosis de 50 a 75 mg/kg de peso al día en 3 a 6 dosis divididas durante 5 días por lo menos. La sobredosis referida al docusato de sodio puede originar diarreas con deshidratación y descompensación hidroelectrolitica, el tratamiento es rehidratación y reposición de electrolitos.
Presentación
Caja Tab. x 30.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *