SCHERIDERM - Advertencias

Evítese el contacto de Scheriderm con los ojos cuando se aplique en la cara. El empleo prolongado de Scheriderm puede producir desecación en el área de piel tratada. La neomicina puede actuar como sensibilizante, posibilidad que debe tenerse en consideración. Scheriderm no debe emplearse en superficies extensas y/o por períodos prolongados de tiempo a causa de posibles efectos secundarios (asociados a la neomicina; ototoxicidad, nefrotoxicidad). Como ocurre con todos los preparados que contienen un antibiótico, el empleo prolongado de Scheriderm puede originar una hiperproliferación de microorganismos resistentes, incluidos los micetos; de aquí que sea imprescindible mantener al paciente bajo control. En tales casos, hay que suspender el tratamiento y tomar las medidas quimioterápicas adecuadas. Tal como se conoce para los corticoides sistémicos, también se puede desarrollar glaucoma a partir del uso de corticoides locales (p. ej., después de aplicaciones abundantes o extensas durante periodos prolongados de tiempo, bajo técnicas de vendaje oclusivo o aplicación cutánea alrededor de los ojos). Cualquier duda debe consultarse con el médico, quien dispone de información más detallada. Embarazo: Si está usted embarazada, es importante que su médico esté enterado de este hecho antes de prescribir Scheriderm; por favor, informe a su médico si usted está o podría estar embarazada. Como regla general, no deben aplicarse preparados tópicos que contienen corticoides durante los primeros tres meses del embarazo. En particular, se debe evitar el tratamiento prolongado o en áreas extensas. Lactancia: Si se encuentra usted lactando, no deberá aplicarse Scheriderm sobre los senos. Es importante que su médico esté enterado de que usted se encuentra lactando antes de prescribir Scheriderm; por favor, informe de ello a su médico. En particular, se debe evitar el tratamiento prolongado o en áreas extensas.