PVM JUNIOR SIN LACTOSA - Dosificación

PVM® JUNIOR SIN LACTOSA se disuelve fácilmente cuando se prepara en la forma apropiada, sin dar lugar a la formación de grumos. Puede administrarse directamente a la boca o ser disuelto en líquidos o alimentos blandos. Su gran solubilidad facilita su manejo en el paciente debilitado o postoperado. Administrar PVM® JUNIOR SIN LACTOSA en sus agradables sabores de vainilla, chocolate y fresa a las siguientes cantidades: niños hasta los 3 años: 1 cucharada de medida, 2 veces por día. Niños de 4 a 6 años: 2 cucharadas de medida, 2 o 3 veces por día. Niños de 7 a 10 años: 3 cucharadas de medida, 2 a 3 veces por día. Niños mayores de 10 años: 3 cucharadas de medida, 3 veces por día. Sus tres sabores son deliciosos, aún los niños más exigentes lo toman con agrado. Puede mezclarse con leche, agua hervida, jugos, postres, avena entre otros y también tomarse como bebida helada tipo ''milkshake''.