WARFARINA - Precauciones y advertencias

Administrar con suma precaución en toda condición en la que exista predisposición a la hemorragia y a la necrosis. En la deficiencia de proteína C debe evaluarse la relación riesgo/beneficio, puesto que en ocasiones puede aparecer necrosis debida a la warfarina. Del mismo modo, la relación riesgo beneficio debe evaluarse en las siguientes condiciones: lactancia (aparentemente la warfarina pasa a la leche en forma inactiva, sin embargo, no existen datos suficientes para asegurarlo), insuficiencia renal, traumatismo (por el riesgo de sangrado interno), catéteres permanentes, hipertensión severa a moderada, policitemia vera, vasculitis, diabetes severa, desórdenes alérgicos severos o anafilácticos. La administración de warfarina debe ser seguida por determinaciones periódicas del tiempo de protrombina. La seguridad y efectividad de la droga en menores de 18 años no ha sido establecida. No usar en mujeres embarazadas, es teratogénica si es ingerida en el primer trimestre del embarazo y fetotóxica en todas las etapas de éste.