PENTOBARBITAL - Precauciones y advertencias

El pentobarbital es teratogénico, por lo que no debe administrase a la mujer embarazada o con posibilidad de estarlo. Los barbitúricos atraviesan la barrera placentaria y se distribuyen en los tejidos fetales, principalmente en el cerebro y el hígado, lo que ha sido vinculado con el incremento del riesgo de desarrollar tumores cerebrales en niños que estuvieron expuestos en la etapa fetal. En el último trimestre puede producir dependencia física, y dar lugar a síntomas de supresión en el neonato, que pueden estar acompañados por crisis convulsivas e hiperirritabilidad hasta 14 días del nacimiento. Durante el parto, en dosis hipnóticas puede disminuir la actividad uterina y producir depresión respiratoria en el neonato, en especial en los pretérmino. Dado que se excreta en la leche materna, su uso durante la lactancia puede inducir depresión del SNC en los lactantes. Algunos niños pueden padecer excitación paradójica. Los ancianos pueden reaccionar con excitación, confusión o depresión mental y un riesgo elevado de hipotermia, aun con dosis habituales del fármaco.