PENTAZOCINA Ficha Técnica (Prospecto)

Propiedades
La pentazocina es un hipoanalgésico potente de la serie de las benzazocinas (benzomorfano). Luego de la administración intramuscular o subcutánea de una dosis de 30mg la analgesia ocurre generalmente a los 15 o 20 minutos, mientras que se observa a los 2 o 3 minutos cuando la vía es intravenosa. La analgesia dura generalmente de 3 a 4 horas. La pentazocina antagoniza débilmente los efectos analgésicos de la morfina, meperidina y fenazocina. Además produce reversión parcial de la depresión cardiovascular, respiratoria y psíquica inducida por la morfina y la meperidina. Esta droga tiene aproximadamente 1/50 de la actividad narcótico antagonista de la nalorfina y posee también actividad sedante.
Indicaciones
Dolor moderado o severo: en cirugía: procesos traumáticos y ortopédicos y en trastornos o procedimientos urológicos, en obstetricia: alivio del dolor durante el parto y el posparto. La pentazocina puede también emplearse como medicación preoperatoria o preanestésica, como complemento de la anestesia quirúrgica y para el alivio del dolor posoperatorio.
Dosificación
Adultos: vía intramuscular, subcutánea o intravenosa, 30mg, cada 3 a 4 horas, en caso de ser necesario. Dosis diaria máxima 360mg.
Reacciones adversas
Las reacciones adversas más frecuentes incluyen náuseas, vómitos, mareo y embotamiento. Menos frecuentemente se observa visión borrosa y dificultad para enfocar, alteraciones de la presión arterial, insomnio, nerviosismo, diaforesis, prurito, euforia, disnea, depresión y estreñimiento, depresión respiratoria, retención urinaria, malestar abdominal, parestesia, necrólisis epidérmica tóxica y depresión de los leucocitos (especialmente granulocitos) que es usualmente reversible. Luego de repetidas inyecciones administradas durante un largo tiempo, se han reportado casos de ulceración (esfacelo) de la piel y el tejido celular subcutáneo (rara vez de los músculos subyacentes), que puede evitarse rotando el lugar de la inyección. Los pacientes tratados con dosis terapéuticas de pentazocina, en raras ocasiones han experimentado alucinaciones (generalmente visuales), desorientación o confusión, o ambas; estos efectos han desaparecido espontáneamente a las pocas horas.
Precauciones y advertencias
Se aconseja administrar con precaución en bajas dosis en pacientes con asma bronquial o con depresión respiratoria, insuficiencia hepática o renal, o historia de dependencia a los opiáceos. Se recomienda administrar pentazocina con precaución en enfermos con infarto de miocardio que presenten náuseas o vómitos, en enfermos que van a ser sometidos a cirugía de las vías biliares y en enfermos propensos a crisis convulsivas. Cuando se necesite administrar dosis múltiples, se aconseja su empleo intramuscular y evitar la vía subcutánea. Estudios de reproducción en animales demostraron que pentazocina no produce efectos teratogénicos o embriotóxicos. Puesto que no se ha establecido la seguridad del uso de pentazocina durante el embarazo (con excepción del parto), se recomienda administrar a mujeres embarazadas sólo cuando los posibles beneficios de la droga superen los riesgos para el feto. Se aconseja administrar con cautela en los partos prematuros. La interrupción brusca en la administración a largo plazo de pentazocina por vía parenteral (rara vez oralmente) ha producido síntomas de abstinencia. Se aconseja evitar el empleo de metadona u otros narcóticos para tratar los síntomas de abstinencia por pentazocina. Además, se observó que el restablecimiento del tratamiento y la reducción posológica gradual reduce la aparición de los síntomas de abstinencia. La pentazocina puede producir un aumento de la presión del líquido cefalorraquídeo ya que por su efecto depresor sobre el centro respiratorio retiene CO2 . Este efecto puede resultar exagerado en presencia de lesiones intracraneanas, por ello, en estos pacientes, se recomienda administrar pentazocina con extrema precaución y sólo cuando se considere necesario.
Interacciones
El alcohol puede aumentar los efectos depresores de la pentazocina sobre el sistema nervioso central. La pentazocina es un antagonista leve de narcóticos; en algunos pacientes que han recibido narcóticos previamente (metadona) para tratar narcodependencia, se han observado síntomas de abstinencia después de administrar la pentazocina.
Sobredosificación
En caso de sobredosis, puede administrarse oxígeno, hidratación parenteral, vasopresores, ventilación asistida o controlada. La naloxona por vía parenteral es un antagonista específico y eficaz contra la depresión respiratoria generada por la pentazocina.