NEVIRAPINA - Precauciones y advertencias

Se aconseja administrar los 200mg una vez al día durante los primeros 14 días antes de la instalación de dosis de mantenimiento con el propósito de disminuir la posibilidad de rash cutáneo. La administración debe ser discontinuada si los pacientes experimentan rash severo o rash acompañado de síntomas generales. Los pacientes que experimentan rash durante los 14 días de inducción con 200mg diarios, no deben aumentar la dosis hasta que el rash haya resuelto. Se recomienda realizar exámenes químicos y clínicos, incluyendo los de función hepática, antes de iniciar el tratamiento, como también a intervalos apropiados durante la terapia. La administración debe interrumpirse en caso de que el paciente experimente alteración moderada a leve en la función hepática (excluyendo GGT) hasta que recupere los valores basales. Cuando los pacientes tengan que interrumpir el tratamiento por más de 7 días, deben reiniciar con el régimen de dosis recomendado de 200mg una vez al día (inducción) seguido de 1 comprimido de 200mg dos veces al día. No se ha detectado efecto teratogénico en estudios reproductivos realizados en ratas y conejas preñadas. En ratas, se observó una disminución significativa del peso corporal fetal a dosis que presentaban exposición sistémica 50% superior a las observadas con las dosis recomendadas para adultos. Puesto que no existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas, se recomienda no administrar nevirapina, excepto que el potencial beneficio justifique los riesgos fetales. La recomendación de que madres infectadas con el HIV no amamanten a los bebés para evitar el riesgo de transmisión, también es aplicable a las madres que están siendo tratadas con nevirapina. En estudios de carcinogenicidad, nevirapina aumentó la incidencia de tumores hepáticos en ratones (en dosis de hasta 750mg/kg/día) y en ratas (en dosis hasta de 35mg/kg/día). Sin embargo, estos hallazgos se relacionan con mayor probabilidad al hecho de que nevirapina es un potente inductor de enzimas hepáticas y no a un modo de acción genotóxico. En estudios de toxicidad genética, nevirapina no muestra evidencia de mutagenicidad o clastogenicidad en una batería de ensayos in vitro e in vivo incluyendo ensayos de mutación genética (Ames: cepas de Salmonella y E. coli), ensayos de mutación génica en células de mamífero (CHO/HGPRT), ensayos citogenéticos utilizando células de ovario de hámster chino y ensayos de micronúcleo de médula ósea de ratones tras la administración oral. En estudios toxicológicos reproductivos, se observó alteración de la fertilidad en ratas hembras a dosis que permitían una exposición sistémica basada en AUC, aproximadamente equivalente a la que se obtiene con la dosis clínica recomendada de nevirapina.