NADOLOL - Precauciones y advertencias

Usar con precaución en pacientes con antecedentes de falla cardíaca, aunque estén bien compensados con diuréticos y digital; el uso prolongado en estos pacientes puede llevar a falla cardíaca. En casos de retiro brusco de la droga se ha observado exacerbación de la enfermedad cardíaca isquémica, por ello la supresión debe ser gradual, durante una o dos semanas, y efectuar monitoreo. Los pacientes con enfermedades broncospásticas no debieran recibir nadolol. El fármaco debiera retirarse con una o dos semanas de anticipación en los pacientes que serán sometidos a cirugía mayor. El nadolol puede ocultar los síntomas y signos premonitorios de la hipoglucemia (taquicardia y cambios en la presión arterial) en los pacientes diabéticos o hipoglucémicos. Administrar con precaución en pacientes con función renal alterada. No usar en mujeres embarazadas a menos que el beneficio para la madre supere el riesgo potencial para el feto (se han observado neonatos con bradicardia, hipoglucemia y síntomas asociados cuando las madres estaban recibiendo nadolol). Debiera suspenderse la lactación si la madre debe recibir nadolol. No se ha establecido la seguridad y eficacia en niños.