HIALURONIDASA Ficha Técnica (Prospecto)

Sinónimos
Factor de difusión.
Acción terapéutica
Difusor tisular.
Propiedades
La hialuronidasa es una enzima que se extrae comúnmente de testículo bovino, capaz de modificar la permeabilidad del tejido conectivo mediante la hidrólisis del ácido hialurónico. Su acción disminuye la viscosidad del cemento celular y promueve la difusión de los líquidos inyectados o de los exudados y trasudados localizados, lo que facilita su absorción. Es antigénica, por lo que la inoculación repetida puede llevar al desarrollo de anticuerpos. El tiempo transcurrido hasta la restauración de la permeabilidad original del tejido es proporcional a la cantidad de enzima administrada; sin embargo, en dosis clínicas suele retornar en 48 horas. La administración de hialuronidasa no interfiere en la reparación del hueso.
Indicaciones
Coadyuvante en la absorción de dispersiones o de otros fármacos inyectados. Para hipodermoclisis. Coadyuvante en la urografía subcutánea, para mejorar la resorción del agente radioopaco.
Dosificación
Hipodermoclisis: una vez que la aguja está colocada, antes del comienzo de la clisis se inyectan 150U (unidades), que alcanzan para facilitar la absorción de más de 1.000ml de líquido; pueden agregarse 150U a volúmenes pequeños (hasta 200ml) de soluciones para clisis. Antes de mezclar hialuronidasa con otras drogas debe verificarse la compatibilidad. Urografía subcutánea: inyectar 75U de hialuronidasa antes del comienzo de la administración del radioopaco.
Reacciones adversas
Raramente urticaria y reacción anafilactoide.
Precauciones y advertencias
Al no existir ensayos adecuados, se recomienda no usar en mujeres embarazadas a menos que el beneficio para la madre supere el riesgo potencial para el feto. El amamantamiento debiera suspenderse.
Interacciones
Anestésicos locales: acelera la iniciación de la anestesia y evita la inflamación, pero reduce la duración del efecto anestésico.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad a la hialuronidasa: debiera efectuarse un ensayo previo. No inyectar en las cercanías de un área infectada o inflamada ni en las proximidades de tejidos cancerosos comprobados o sospechosos.
Sobredosificación
La sobredosis provoca edema local, urticaria, eritema, escalofrío, vómitos, mareos, taquicardia e hipotensión. El tratamiento es de sostén, debiera disponerse de antihistamínicos, corticoides y adrenalina.