DIAZóXIDO Ficha Técnica (Prospecto)

Acción terapéutica
Antihipertensivo. Vasodilatador. Hiperglucemiante.
Propiedades
Es un derivado de la benzotiadiacina, que a pesar de su semejanza química con el diurético tiazídico clorotiazida carece de acción diurética, pero desarrolla un potente efecto vasodilatador arteriolar sin afectar los vasos venosos de capacitancia, como ocurre con el nitroprusiato de sodio. El diazóxido provoca un descenso de la presión arterial por disminución de la resistencia vascular periférica, debido a la vasodilatación arteriolar directa por depresión de la musculatura lisa; mientras que la cardioestimulación es secundaria y de naturaleza refleja, y también atribuida a la liberación de catecolaminas desde la médula adrenal, que es activada. En tratamientos crónicos el diazóxido produce hiperglucemia que dura 12 a 24 horas después de la inyección intravenosa (IV) y puede neutralizarse por la administración de insulina o de los hipoglucemiantes orales. Este efecto se debe a la inhibición de la secreción de insulina por el páncreas y en parte a la liberación de catecolaminas. El diazóxido se absorbe bien por todas las vías incluido el tracto gastrointestinal, pero no se lo emplea por vía oral. Su biodisponibilidad es amplia y su vida media prolongada, alrededor de 28 horas. Es poco metabolizado por el organismo; en su mayor parte se elimina por el riñón. Este proceso es lento ya que el fármaco se elimina por filtración glomerular con reabsorción tubular. La inyección intravenosa de diazóxido provoca un descenso de la presión arterial sistólica, diastólica y media, que comienza a los 2 minutos, alcanza su efecto máximo a los 3 a 5 minutos y perdura durante 9 a 12 horas. Su potencia farmacológica es semejante (equipotente) a la del nitroprusiato sódico y mucho mayor que la de la hidralazina. La repetición de las dosis produce una caída tensional mayor y más prolongada tanto en posición supina como erecta. Este efecto hipotensor se acompaña con un aumento del volumen minuto cardíaco (40%) y de la frecuencia; una disminución de la hemodinamia renal, del flujo plasmático y del volumen de filtración, lo que obliga al empleo simultáneo de diuréticos de techo alto como la furosemida. La vasodilatación arterial que provoca estimula la actividad simpática y la secreción de renina, lo que genera aumento del volumen minuto cardíaco y retención hidrosalina.
Indicaciones
Hipertensión arterial maligna. Toxemia gravídica. Emergencias hipertensivas.
Dosificación
Como antihipertensivo: se administra exclusivamente por vía intravenosa en bolo de 1mg/kg; puede repetirse la misma cantidad a los 10 a 15 minutos. La respuesta hipotensora se alcanza en 3 a 5 minutos. Como hiperglucemiante. Adultos y niños: la dosis habitual es 3 a 8mg/kg fraccionados en 2 o 3 dosis iguales cada 12 u 8 horas. Lactantes y recién nacidos: la dosis diaria habitual es de 8 a 15mg/kg fraccionados en 2 o 3 dosis iguales cada 12 u 8 horas. Una dosis inicial apropiada es 10mg/kg fraccionados en 3 dosis iguales cada 8 horas.
Reacciones adversas
Náuseas, vómitos, taquicardia, palpitaciones, hipotensión postural, edema, aumento de peso, retención hidrosalina, hiperglucemia, hirsutismo, anorexia y cefalea. Localmente se han informado fenómenos dolorosos, por extravasación del principio activo, que ceden en una o dos horas.
Precauciones y advertencias
Este fármaco tiene una acción inhibidora de la liberación de insulina, lo que deberá tenerse en cuenta en sujetos diabéticos.
Interacciones
Se ha informado potenciación hipotensora grave con el empleo simultáneo de furosemida, hidralazina y otros antihipertensivos. Los anticoagulantes orales pueden ser desplazados de su unión proteica por el diazóxido y liberarse, con el consiguiente aumento de su efecto.
Contraindicaciones
Infarto agudo de miocardio. Insuficiencia coronaria. Diabetes descompensada. Aneurisma disecante de aorta. Feocromocitoma. Hipersensibilidad al fármaco o a los derivados tiazídicos.
Sobredosificación
La sobredosis o terapias prolongadas con altas dosis genera hiperglucemia y retención hidrosalina. Se aconseja insulinoterapia y reposición hidroelectrolítica.