ALFENTANILO - Precauciones y advertencias

El alfentanilo debe ser administrado sólo por personas entrenadas en el uso de agentes anestésicos intravenosos y generales, así como en el manejo de los efectos respiratorios de los opioides potentes. Un antagonista opioide, equipos de reanimación e intubación, y oxígeno deben estar disponibles durante la administración y recuperación. Debido a la posibilidad de depresión respiratoria, el monitoreo del paciente debe realizarse durante la cirugía y una vez concluida ésta. Al igual que con todos los opiáceos potentes, la analgesia profunda se asocia con depresión respiratoria marcada, que puede persistir en los primeros períodos posquirúrgicos. Debe evitarse la administración de dosis elevadas, para asegurar que el paciente obtenga, al salir de la sala de operaciones, una adecuada respiración espontánea. La hiperventilación durante la anestesia puede alterar la respuesta del paciente al CO2, lo que afecta la respiración luego de la operación. El uso de premedicación con opiáceos puede aumentar o prolongar la depresión respiratoria del alfentanilo. No existen hasta el presente datos que avalen el uso de alfentanilo en mujeres embarazadas o en niños menores de 12 años. En las mujeres que amamantan se han detectado concentraciones apreciables de la droga en el calostro, que se hacen indetectables a las 28 horas de la intervención.