ACETILCISTEíNA - Precauciones y advertencias

Después de su administración debe mantenerse permeable la vía respiratoria, de ser necesario por succión mecánica, debido a que se producirá un incremento de las secreciones bronquiales fluidificadas. Vigilar de cerca cuando se administra a pacientes asmáticos. Si se presenta broncospasmo, nebulizar un broncodilatador; si la condición no mejora, suspender el tratamiento. Al no existir pruebas concluyentes se recomienda no usar en mujeres embarazadas o durante la lactancia a menos que el beneficio para la madre supere el riesgo potencial para el feto. En las dosis usadas como antídoto, la acetilcisteína puede agravar los vómitos provocados por la intoxicación con paracetamol. Su administración diluida disminuye el riesgo de agravamiento. Puede presentarse urticaria generalizada, que si no se puede controlar debería provocar la suspensión del tratamiento. Si se desarrolla encefalopatía debida a insuficiencia hepática durante la administración de acetilcisteína, el tratamiento debe ser suspendido.