PREVITA - Interacciones

Aunque no se han realizado estudios especialmente conducidos para evaluar las interacciones de los componentes de PREVITA® Cápsulas, estas pueden derivarse de las interacciones que corresponden a cada uno de sus componentes individuales. Se ha reportado que altas dosis de vitamina A (50.000UI/día) y dosis elevadas de tetraciclinas causan hipertensión intracraneal benigna. Dosis de vitamina A por encima de las 25.000UI/día, puede estimular pérdida ósea y contrarrestar los efectos de los suplementos de calcio. La colestiramina, colestipol, aceite mineral o la neomicina oral interfieren con la absorción de vitamina A, D y E. El uso concurrente de vitaminas A y E facilita la absorción, depósitos hepáticos, y la utilización de vitamina A, a la vez que reduce su toxicidad; las dosis excesivas de vitamina E pueden disminuir los depósitos de vitamina A. El etretinato y la isotetrinoina pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de vitamina A. Las concentraciones de nitrógeno ureico sanguíneo, calcio sérico, colesterol y triglicéridos pueden estar aumentados durante la toxicidad crónica por vitamina A. El recuento leucocitario y eritrocitos pueden estar disminuidos con dosis altas de vitamina A. El tratamiento de los cuadros de hiperfosfatemia con antiácidos que contengan aluminio en asociación con vitamina D pueden aumentar las concentraciones sanguíneas de aluminio con riesgo aumentado de toxicidad por éste. Los antiácidos que contienen magnesio usados concurrentemente con vitamina D o productos que la contengan pueden ocasionar hipermagnesemia sobre todo en pacientes con insuficiencia renal. Los anticonvulsivantes, hidantoína, barbitúricos o primidona aceleran el metabolismo de la vitamina D reduciendo sus efectos, los pacientes tratados durante tiempo prolongado deben usar suplementos que contengan calcio. La vitamina D antagoniza los efectos de calcitonina, etidronato, nitrato gálico, pamidronato o plicamicina en el tratamiento de la hipercalcemia. Las preparaciones de calcio en altas dosis y diuréticos tales como los tiazídicos pueden aumentar el riesgo de hipercalcemia cuando se coadministran con vitamina D, sin embargo puede ser terapéuticamente beneficioso en determinados pacientes como ancianos y poblaciones en riesgo. Los corticosteroides administrados a largo plazo pueden interferir con la acción de la vitamina D. Pueden presentarse arritmias cardíacas por administración de digitálicos en pacientes con hipercalcemia ocasionada por vitamina D. Preparaciones que contienen fósforo en altas dosis usadas concurrentemente con vitamina D pueden incrementar el riesgo de hiperfosfatemia, debido al aumento en la absorción del fósforo. El uso de 2 o más productos que contengan vitamina D o algún análogo (calcifediol) puede aumentar los riesgos de toxicidad. Dosis elevadas de vitamina D pueden disminuir las concentraciones séricas de fosfatasa alcalina antes del desarrollo de hipercalcemia y aumentar las concentraciones séricas de calcio, colesterol y fosfatos. Dosis terapéuticas de vitamina D pueden disminuir las concentraciones urinarias de calcio y fosfato. La administración de vitamina D puede aumentar las concentraciones de magnesio. Dosis altas de vitaminas E ( > 400UI) pueden ayudar a prevenir la posible respuesta hipoprotrombinémica producida por anticoagulantes (cumarina o derivados de la indandiona). Dosis altas de hierro pueden catalizar la oxidación de vitamina E con posible aumento de sus requerimientos diarios. Dosis mayores de 200mg de ácido ascórbico pueden disminuir las concentraciones séricas de transaminasas hepáticas y lactato deshidrogenasa. Dosis elevadas de esta vitamina pueden dar resultados falsos-negativos en la determinación de sangre oculta en heces. Altas dosis de vitamina C pueden elevar las concentraciones de bilirrubina sérica, disminuir el pH urinario, aumentar las concentraciones de ácido único u oxalato urinario. No se han descrito interacciones con alimentos.