PREVITA - Farmacología

PREVITA® Cápsulas contiene las principales vitaminas de importancia en la nutrición, éstas intervienen como componentes de sistemas enzimáticos celulares. Tienen las siguientes acciones farmacológicas: la vitamina A es fundamental para el crecimiento y desarrollo normal del sistema óseo, interviene en el funcionamiento normal de la retina, de los ovarios y testículos, en el desarrollo embriogénico y en la diferenciación y crecimiento de los tejidos epiteliales. Su efecto estabilizador de las membranas se obtiene gracias a que enlaza físicamente los lípidos con los prótidos. Al transformarse en retinol y/o ácido retinoico interviene como cofactor en muchas reacciones bioquímicas. La vitamina C o ácido ascórbico es necesaria para la formación del colágeno y la reparación de los tejidos corporales e interviene en múltiples reacciones de óxido-reducción. También está involucrado en el metabolismo de la fenilalanina, tirosina, ácido fólico, noradrenalina, histamina, hierro y algunos sistemas enzimáticos que intervienen en el metabolismo de diversos medicamentos. Su presencia es necesaria en reacciones que utilizan carbohidratos como sustrato para la génesis de energía, en la síntesis de lípidos, proteínas y carnitina, mejora la función inmune, favorece la hidroxilación de la serotonina y el mantenimiento de la integridad de los vasos sanguíneos. Estimula la absorción y metabolismo del hierro. La vitamina D es esencial para promover la absorción y la utilización del calcio y el fósforo, de tal manera, que es Importante en la calcificación ósea normal. Junto con la hormona paratiroides y la calcitonina regulan las concentraciones séricas de calcio, incrementando, según se necesite, las concentraciones séricas de calcio y fósforo. La vitamina E previene el deterioro celular provocado por la autooxidación que producen los radicales libres. La vitamina E reacciona con los radicales libres atrapándolos bajo la forma de paraquinona estable. La protección frente al daño provocado por los radicales libres es importante para el normal funcionamiento de nervios y músculos. Facilita la absorción, los depósitos hepáticos, la utilización y reduce la toxicidad de la vitamina A. El pantotenato de calcio es precursor de la coenzima A y ésta a su vez favorece la síntesis de acetil coenzima A. De esta manera interviene en los procesos de acetilación en el ciclo de Krebs y en la transformación de la colina en acetilcolina. Así actúa en el metabolismo de carbohidratos, proteínas, lípidos y en la síntesis de esteroides, porfirinas y otras sustancias. Es necesario para el normal funcionamiento de los tejidos epiteliales. La tiamina actúa como una coenzima en el metabolismo de hidratos de carbono como un agente de óxido-reducción, posiblemente mitocondrial.