HEPATITIS B CRóNICA - Causas, incidencia y factores de riesgo

El virus de la hepatitis B se propaga a través de la sangre y otros fluidos corporales. La infección se puede presentar si la persona:
  • Recibe transfusiones de sangre
  • Tiene contacto con sangre en escenarios de atención médica
  • Se ha sometido a tatuajes o acupuntura con instrumentos contaminados
  • Ha compartido agujas al consumir drogas
  • Ha tenido relaciones sexuales sin precaución con una persona infectada
El virus de la hepatitis B se le puede transmitir a un bebé durante el parto o poco después si la madre está infectada.El riesgo de llegar a infectarse de manera crónica depende de la edad de la persona en el momento de la infección. La mayoría de los recién nacidos y alrededor del 50% de los niños infectados con hepatitis B desarrollan hepatitis crónica. Sólo unos pocos adultos infectados con VHB desarrollan dicha afección crónica. La mayor parte del daño del virus de la hepatitis B se debe a la respuesta del cuerpo a la infección. Cuando la respuesta inmunitaria del cuerpo detecta la infección, envía células especiales para combatirla. Sin embargo, estas células que combaten la enfermedad pueden llevar a la inflamación del hígado. El daño hepático también interfiere con la capacidad del cuerpo para deshacerse de la bilirrubina, un producto de la descomposición de glóbulos rojos viejos. Esto lleva a que se presente ictericia (coloración amarillenta de los ojos y del cuerpo) y orina turbia.