NORVASC - Estudios clínicos

Efectos en la hipertensión: Pacientes adultos: La eficacia antihipertensiva de NORVASC ha sido demostrada en un total de 15 estudios controlados por placebo, doble ciegos, aleatorizados, incluyendo 800 pacientes con NORVASC y 538 con placebo. La administración una vez al día produjo reducciones estadísticamente significativas corregidas por placebo en las presiones arteriales en posición supina y de pie a las 24 horas post dosis, con un promedio de aproximadamente 12/6 mm Hg de pie y 13/7 mm Hg en la posición supina, en pacientes con hipertensión leve a moderada. Se observó el mantenimiento del efecto sobre la presión arterial en el intervalo de dosificación de 24 horas, con una pequeña diferencia en el efecto máximo y mínimo. No se demostró tolerancia en pacientes estudiados hasta por 1 año. Los tres estudios dosis respuesta, con dosis fija, paralelos, mostraron que la reducción de las presiones arteriales en posición supina y de pie estuvieron relacionadas con la dosis dentro del rango de dosis recomendado. Los efectos sobre la presión arterial fueron similares en los pacientes jóvenes y mayores. El efecto sobre la presión sistólica fue mayor en pacientes mayores, quizás debido a una presión sistólica basal mayor. Los efectos fueron similares en pacientes de raza negra y blanca. Pacientes pediátricos: Doscientos sesenta y ocho pacientes hipertensos de 6 a 17 años fueron aleatorizados primero para recibir NORVASC 2,5 mg o 5 mg una vez al día durante 4 semanas y luego aleatorizados nuevamente para recibir la misma dosis o placebo durante otras 4 semanas. Los pacientes que recibieron 2,5 mg o 5 mg al final de las 8 semanas tuvieron una presión arterial significativamente menor que los que fueron aleatorizados de forma secundaria al placebo. La magnitud del efecto del tratamiento es difícil de interpretar, pero es probablemente menor a 5 mm Hg sistólica con la dosis de 5 mg y 3,3 mm Hg sistólica con la dosis de 2,5 mg. Los eventos adversos fueron similares a los observados en los adultos. Efectos en la angina crónica estable: La efectividad de la dosis 5-10 mg/día de NORVASC en la angina inducida por el ejercicio se evaluó en 8 estudios clínicos controlados por placebo, doble ciegos, de hasta 6 semanas de duración, incluyendo 1038 pacientes (684 con NORVASC, 354 con placebo) con angina estable crónica. En 5 de los 8 estudios se observaron aumentos significativos en el tiempo de ejercicio (bicicleta o cinta corredora) con la dosis de 10 mg. Los aumentos en el tiempo del ejercicio limitado por los síntomas fue en promedio 12,8% (63 seg.) para NORVASC de 10 mg, y fue en promedio 7,9% (38 seg.) para NORVASC de 5 mg. NORVASC de 10 mg también incrementó el tiempo para la desviación del segmento ST en 1 mm en diversos estudios y disminuyó el índice de ataques de angina. La eficacia sostenida de NORVASC en los pacientes con angina se demostró con las dosis a largo plazo. En pacientes con angina, no hubo reducciones clínicamente significativas en las presiones arteriales (4/1 mm Hg) o cambios en la frecuencia cardíaca (+0.3 lpm). Efectos en la angina vasoespástica: En un estudio clínico controlado por placebo, doble ciego, de 4 semanas de duración, en 50 pacientes, la terapia con NORVASC disminuyó los ataques en aproximadamente 4/semana, comparado con una disminución del placebo de aproximadamente 1/semana (p < 0.01). Dos de los 23 pacientes que recibieron NORVASC y 7 de los 27 pacientes que recibieron placebo fueron retirados del estudio debido a que no hubo mejora clínica. Efectos en la enfermedad arterial coronaria documentada: En el estudio PREVENT, 825 pacientes con enfermedad de las arterias coronarias documentada angiográficamente fueron aleatorizados para recibir NORVASC (5-10 mg una vez al día) o placebo y continuaron durante 3 años. Aunque el estudio no mostró significancia en el objetivo principal de cambio en el diámetro luminal coronario evaluado por angiografía coronaria cuantitativa, los datos indicaron un resultado favorable con respecto a menos hospitalizaciones para los procedimientos de angina y revascularización en los pacientes con EAC. En el estudio CAMELOT se incluyó a 1318 pacientes con EAC recientemente documentada por angiografía, sin enfermedad coronaria principal izquierda y sin insuficiencia cardíaca o una fracción de eyección < 40%. Los pacientes (76% varones, 89% caucásicos, 93% incluidos en los sitios de EE.UU., 89% con historia de angina, 52% sin ICP, 4% con ICP y sin stent, y 44% con un stent) fueron aleatorizados para recibir el tratamiento doble ciego con NORVASC (5-10 mg una vez al día) o placebo, además del tratamiento estándar que incluía aspirina (89%), estatinas (83%), bloqueadores beta (74%), nitroglicerina (50%), anticoagulantes (40%), y diuréticos (32%), pero excluyó otros bloqueadores de los canales de calcio. La duración promedio del seguimiento fue 19 meses. El parámetro principal fue el tiempo de la primera presentación de uno de los siguientes eventos: hospitalización por angina de pecho, revascularización coronaria, infarto de miocardio, muerte cardiovascular, paro cardíaco con reanimación, hospitalización por insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular/AIT o enfermedad vascular periférica. Un total de 110 (16,6%) y 151 (23,1%) de los primeros eventos ocurrió en los grupos que recibieron NORVASC y placebo, respectivamente, con un índice de riesgo de 0,691 (IC 95%: 0,540-0,884, p = 0,003). El parámetro inicial se resume en el gráfico 1 que se muestra a continuación. El resultado de este estudio proviene en su mayoría de la prevención de hospitalizaciones para angina y la prevención de los procedimientos de revascularización (véase la tabla 1). Los efectos en diversos subgrupos se muestran en el Gráfico 2. En un sub estudio angiográfico (n=274) realizado dentro de CAMELOT, no hubo diferencia significativa entre el amlodipino y el placebo en el cambio del volumen del ateroma en la arteria coronaria, evaluado por ultrasonido intravascular.




En la Tabla 1 que se muestra a continuación se resume el parámetro significativo del compuesto y los resultados clínicos de los compuestos del parámetro primario. Los otros componentes del parámetro principal que incluyen muerte cardiovascular, paro cardíaco con reanimación, infarto del miocardio, hospitalización por insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular/AIT o enfermedad vascular periférica no demostraron una diferencia signficativa entre NORVASC y el placebo.


Estudios en pacientes con insuficiencia cardíaca: NORVASC fue comparado con el placebo en cuatro estudios de 8-12 semanas en pacientes conm insuficiencia cardíaca clase NYHA II/III, incluyendo un total de 697 pacientes. En estos estudios no hubo empeoramiento de la insuficiencia cardíaca en base a las medidas de tolerancia al ejercicio, clasificación NYHA, síntomas, o fracción de eyección del ventrículo izquierdo. En un estudio de mortalidad/morbilidad, a largo plazo (seguimiento de al menos 6 meses, promedio 13,8 meses), controlado por placebo, con NORVASC de 5-10 mg en 1153 pacientes con insuficiencia cardíaca clases NYHA III (n=931) o IV (n=222) con dosis estables de diuréticos, digoxina, e inhibidores del ECA, NORVASC no tuvo efecto en el parámetro principal del estudio, que fue el parámetro combinado de morbilidad cardíaca y mortalidad por todas las causas (definido por arritmia que pone en riesgo la vida, infarto agudo de miocardio u hospitalización por empeoramiento de la insuficiencia cardíaca), o en la clasificación NYHA, o síntomas de insuficiencia cardíaca. Los eventos totales de morbilidad cardíaca y mortalidad por todas las causas combinados fueron 222/571 (39%) para pacientes que recibieron NORVASC y 246/583 (42%) para los pacientes que recibieron placebo. Los eventos de morbidez cardíaca representaron aproximadamente 25% de los parámetros en el estudio. En otro estudio (PRAISE-2) se aleatorizó a los pacientes con insuficiencia cardíaca clase NYHA III (80%) o IV (20%) sin síntomas clínicos o evidencia objetiva de enfermedad isquémica subyacente, con dosis estables de los inhibidores de la ECA (99%), digitálicos (99%) y diuréticos (99%), para que recibieran placebo (n=827) o NORVASC (n=827) y recibieron seguimiento durante un promedio de 33 meses. No hubo diferencia estadísticamente significativa entre NORVASC y el placebo en el parámetro principal de la mortalidad por todas las causas (límite de confianza 95% de una reducción de 8% a un incremento de 29% con NORVASC). Con NORVASC hubo más reportes de edema pulmonar.