NEUROBION 5000 - Farmacología

NEUROBION® 5.000 tiene acción antineurítica y antineurálgica. Mecanismo de Acción: Vitamina B1: La tiamina es esencial para el metabolismo de los carbohidratos. Funciona como coenzima en las reacciones de descarboxilación oxidativa del ácido pirúvico hasta la acetil-coenzima A, puente entre la glucólisis anaerobia y el ciclo del ácido cítrico, necesaria para la síntesis de proteínas y lípidos, así como del neurotransmisor acetilcolina. Funciona también como coenzima en la descarboxilación oxidativa del 2-oxoglutarato hasta succinato en el ciclo del ácido cítrico. La tiamina actúa, incluso, como coenzima de la trans-cetolasa, que desempeña un papel importante en el ciclo de la pentosa fosfato. Este ciclo representa una vía metabólica adicional a la glucólisis, para la utilización de la glucosa. Es una fuente importante de energía para diversos procesos metabólicos, especialmente los de oxirreducción en los mitocondrios. La carencia de tiamina determina la acumulación de los ácidos láctico y pirúvico en el organismo, con un gran compromiso estructural y funcional de los músculos esqueléticos y cardiaco, así como del sistema nervioso central y periférico. Vitamina B6: La piridoxina se convierte en el organismo en fosfato de piridoxal, que actúa como coenzima de alrededor de 60 enzimas, la mayoría de las cuales se relaciona con el metabolismo de proteínas y aminoácidos. Desempeña un papel importante en la síntesis de neurotransmisores como la noradrenalina, dopamina, GABA e histamina. Participa en las reacciones de degradación de los aminoácidos, en las que uno de los productos finales es la acetil-coenzima A, necesaria para la producción de energía y la síntesis de proteínas, lípidos y acetilcolina. El fosfato de piridoxal actúa como coenzima en la primera etapa de la síntesis de esfingosina, sustancia que ocupa una posición clave en el metabolismo de los esfingolípidos, componentes esenciales en las membranas celulares de las vainas de mielina. Una vez que los esfingolípidos tienen renovación metabólica muy rápida, la preservación de la integridad estructural y funcional del sistema nervioso requiere la síntesis constante de esfingosina, dependiente de la vitamina B6. El fosfato de piridoxal también actúa como coenzima de la lisil-oxidasa, enzima que induce el entrelazamiento de las fibras de colágeno, originando tejido conjuntivo elástico y resistente. La carencia de piridoxina determina alteraciones: en la piel y mucosas - lesiones seborreicas de la cara, glositis, estomatitis; en el sistema nervioso central y periférico - convulsiones, depresión, neuropatía; en la hematopoyesis - anemia microcítica hipocrómica, con reserva normal o aumentada de hierro (anemia sideroblástica). Vitamina B12: La cianocobalamina participa en el metabolismo lipídico, glucídico y proteínico, y en la producción de energía por las células. Es necesario las reacciones de transmetilación, tales como, la formación de metionina a partir de la homocisteína, de la serina a partir de la glicina y la síntesis de colina a partir de la metionina. También toma parte en la formación de bases pirimidínicas y en el metabolismo de purina, además de estar involucrada en la síntesis de desoxirribosas del ácido nucleico. Favorece la regeneración de formas activas de folato y la entrada del metilfolato en los eritrocitos. La vitamina B12 es esencial para el crecimiento normal, la hematopoyesis, la producción de células epiteliales y el mantenimiento de la vaina de mielina en el sistema nervioso. Es necesaria siempre que haya producción celular y, en consecuencia, ocurra síntesis de ácido nucleico. Su acción sobre la síntesis de ácidos nucleicos y el metabolismo del ácido fólico le confiere una importancia crucial en la hematopoyesis. La carencia de vitamina B12 determina anemia de tipo megaloblástico y alteraciones degenerativas en el sistema nervioso central y periférico. Las vitaminas B1, B6 y B12, en su papel de coenzimas, ejercen un efecto regulador sobre la actividad metabólica enzimática. Dicho mecanismo de regulación se basa, incluso en condiciones de alimentación y metabolismo normales, en la saturación parcial de las apoenzimas, presentes en el organismo, por sus coenzimas. Administrándose dosis de vitaminas superiores a las necesidades mínimas diarias, se puede elevar los niveles de coenzimas en el organismo. A corto plazo, esto induce un aumento en la actividad metabólica, por elevar el grado de saturación de las apoenzimas por las coenzimas. A largo plazo, la elevación de los niveles de coenzimas resulta en un aumento de la liberación de apoenzimas, por inducción de la síntesis enzimática. Esto conduce a un aumento adicional en la actividad metabólica. Además, las dosis elevadas de vitaminas B1, B6 y B12, de acuerdo con numerosos reportes, ejercen un efecto antálgico en casos de neuropatías dolorosas, además de favorecer la regeneración de las fibras nerviosas dañadas.