MAGNEVIST - Precauciones

Precauciones especiales: Insuficiencia renal: En caso de pacientes con insuficiencia renal severa deben sopesarse muy cuidadosamente los beneficios frente a los riesgos. En estos pacientes se han presentado en raras ocasiones casos de insuficiencia renal aguda que requiere diálisis o empeoramiento de la función renal. El riesgo de presentar estos eventos es mayor con dosis crecientes del medio de contraste. Ha habido informes de fibrosis nefrogénica sistémica (NSF) asociada al uso Magnevist® y a otros medios de contraste que contienen gadolinio en pacientes con Insuficiencia renal aguda o crónica grave (GFR < 30 ml/min/1.73 m2) o Insuficiencia renal aguda de cualquier gravedad debida a síndrome hepatorrenal o en el periodo perioperatorio de trasplante hepático. Por tanto, Magnevist® debiera usarse sólo después de una evaluación cuidadosa del riesgo/beneficio en estos pacientes, incluyendo considerar posibles técnicas alternativas de imagen y no a dosis mayores de 0,1 mmol/kg de peso corporal (= 0,2 ml/kg de peso corporal). Debe garantizarse un periodo de tiempo suficiente para la eliminación del medio de contraste del cuerpo antes de cualquier readministración. Antes de la administración de Magnevist® debiera someterse a todos los pacientes a un cribado de disfunción renal mediante anamnesis y/o pruebas de laboratorio. Magnevist® puede eliminarse del organismo por medio de hemodiálisis. En los pacientes sometidos a hemodiálisis debiera considerarse la rápida iniciación de la hemodiálisis después de la administración de Magnevist® para mejorar la eliminación del medio de contraste. Razón: ver Declaración del Experto (Resumen de la Evaluación Global del Riesgo). Trastornos convulsivos: Los pacientes con trastornos convulsivos o lesiones intracraneales pueden presentar un riesgo aumentado de actividad convulsiva, como se ha informado en raras ocasiones en relación con la administración de Magnevist®. En pacientes predispuestos a crisis convulsivas se deben tomar medidas de precaución, como el control estrecho, y han de tenerse a mano previamente todo el equipo y los medicamentos necesarios para manejar convulsiones, en caso que se presenten. Recién nacidos y niños pequeños: En recién nacidos y niños pequeños. En recién nacidos y niños pequeños, la dosis necesaria se debe administrar mediante inyección manual.