MADDRE DSS - Reacciones adversas

A las dosis sugeridas, MADDRE® DSS es óptimamente tolerado. Dosis elevadas, muy superiores a las sugeridas, pueden producir de acuerdo con el contenido individual de cada uno de sus componentes: vitamina A: se observan afectos adversos agudos a dosis mayores de 1.500.000UI en adultos y 75.000UI a 105.100UI en niños y con la administración crónica de cantidades mayores de 25.000UI al día durante 8 meses en adultos y 18.000UI a 50.000UI durante algunos meses en niños. Vitamina D: síntomas tempranos de hipercalcemia: constipación, diarrea, sequedad de boca, cefalea, aumento de la sed, aumento de la frecuencia urinaria, especialmente por la noche, picazón de la piel, disminución del apetito, náuseas o vómitos. Síntomas tardíos de hipercalcemia: dolor óseo, orina turbia, elevación de la presión arterial, aumento de la sensibilidad de los ojos a la luz e irritación ocular, palpitaciones irregulares, letargia, dolor muscular, náuseas o vómitos y pancreatitis, psicosis, cambios mentales y pérdida de peso. Vitamina C: dosis altas pueden producir cálculos renales de oxalato, vértigos o languidez, diarrea, flushing o enrojecimiento de la piel, cefalea, aumento moderado de la frecuencia urinaria, náusea o vómitos, dolor abdominal. Vitamina E: dosis altas de vitamina E (mayores a 800UI) pueden producir visión borrosa, diarrea, vértigos, cefalea, náusea o dolor abdominal, cansancio y debilidad. Acido fólico: reacción alérgica, con broncoespasmo, eritema, fiebre, erupción cutánea y prurito. Tiamina: reacción anafiláctica. Riboflavina: coloración amarillenta de la orina. Piridoxina: dosis altas de piridoxina (2 a 6g al día) ingeridos por algunos meses han causado neuropatía sensorial severa, la que es reversible apenas se suspende. Vitamina B12: diarrea, picazón de la piel, reacción anafiláctica. Niacinamida: sensación de calor, flushing o enrojecimiento de la piel especialmente en cara y cuello, cefalea. Dosis elevadas pueden ocasionar arritmias cardíacas, diarrea, vértigos o languidez, sequedad de piel y ojos, hiperglicemia, hiperuricemia, mialgia, náuseas o vómitos, agravación de la úlcera péptica y prurito severo. Calcio: síndrome de hipercalcemia aguda, cálculos renales. Síntomas tempranos de hipercalcemia: constipación severa, sequedad de boca, cefalea continua, aumento de la sed, pérdida de apetito, depresión mental, gusto metálico, cansancio inusual, debilidad. Síntomas tardíos de hipercalcemia: confusión, mareos, aumento de la presión arterial. Sensibilidad ocular y de la piel a la luz, latidos cardíacos irregulares rápidos o lentos, náuseas y vómitos, excresión de grandes cantidades inusuales de orina o frecuencia urinaria aumentada. Hierro: oscurecimiento de las deposiciones, dolor abdominal o estomacal, calambres abdominales, constipación, diarrea, náusea, vómitos. Oscurecimiento de la orina (sólo a altas dosis), ardor en la boca del estómago. Docusato de sodio: alergias no determinadas (rash cutáneo), dolor y calambres estomacales y abdominales.