ISOPRINOSINE - Farmacología

ISOPRINOSINE® posee doble mecanismo de acción que permite una pronta y vigorosa respuesta del sistema de inmunidad, al tiempo que impide la replicación viral produciéndose rápidamente la desaparición de los síntomas clínicos. Acción inmunológica: el incremento de la respuesta de la tercera barrera natural del organismo (sistema inmune) contra los antígenos virales infectantes se produce por: estimulación a la producción de las células T, también llamados linfocitos T. Apoyo a la función de las células asesinas naturales. Incremento de la actividad de las células B, también llamadas linfocitos B y con ella la producción de inmunoglobulinas. Intensificación de la actividad fagocitaria. Produciéndose de hecho un fortalecimiento de la respuesta inmune a nivel celular y humoral. Acción antiviral: diversos estudios farmacológicos han demostrado que ISOPRINOSINE®: produce marcada elevación de la síntesis de proteínas y ácidos nucleicos de las células. Preserva la estructura y función en lo polirribosomas de la célula huésped. Estos elementos constituyen una real y eficaz defensa contra el ADN y ARN viral, impidiéndose así la replicación viral con respecto a la integridad histológica y funcional de la célula humana. La doble actividad de ISOPRINOSINE®se traduce clínicamente por la desaparición de la sintomatología, normalización de las pruebas de laboratorio, ostensible reducción de la tasa de recidivas y el pronto reintegro del paciente a sus actividades habituales. En muchos estudios se ha demostrado la excelente tolerancia de los pacientes al tratamiento con ISOPRINOSINE®. En diversas enfermedades virales como sarampión, varicela, rubéola, parotiditis, laringotraqueítis que suele evolucionar en períodos largos y con frecuentes complicaciones, con la administración de ISOPRINOSINE® disminuye la intensidad y el tiempo de evolución de la enfermedad.