FERRONICUM - Precauciones

En el primer trimestre del embarazo, la toma adecuada de hierro se obtiene generalmente de una dieta adecuada, sin embargo, en el segundo y terceros trimestres, cuando la deficiencia de hierro es debida predominante a un mayor requerimiento, se pueden recomendar suplementos de hierro. No obstante, es preferible evaluar al paciente antes de brindar suplementos de hierro. No se han realizado estudios en humanos que reporten problemas durante el embarazo. Lactancia: no se han reportado problemas en humanos utilizando dosis recomendadas. Niños: se recomienda un suplemento de hierro en niños pretérmino después de los 2 meses de edad y a niños de postérmino después de los 4 meses de la edad, principalmente si no tienen lactancia materna. La seguridad y la eficacia en niños menores de 6 años de edad no se han establecido aún. Geriatría: no se han documentado problemas con la toma de cantidades diariamente recomendadas. Algunos pacientes geriátricos pueden requerir una ingestión diaria mayor que lo usual de hierro debido a una menor capacidad de absorción de hierro al haber hipo o aclorhidria gástrica. En general, la selección de la dosis para un paciente de edad avanzada debe ser cautelosa, empezando generalmente con la menor dosis recomendada dependiendo de la función renal, hepática o cardíaca, de alguna enfermedad concomitante o el uso de algún otro medicamento.