ESTREVA GEL - Advertencias

La mayoría de los estudios indican que la terapia de reemplazo hormonal ejerce un efecto menor sobre la presión sanguínea y algunos indican que el uso de estrógenos puede estar asociado con una pequeña disminución de la misma. Adicionalmente, muchos estudios sobre terapia combinada indican que la adición de un progestágeno también ejerce un pequeño efecto sobre la presión sanguínea. Rara vez aparece hipertensión idiosincrática. Cuando se administran estrógenos a mujeres hipertensas, resulta necesaria la supervisión y la monitorización de la presión sanguínea en intervalos regulares. Estudios epidemiológicos sobre la terapia de reemplazo hormonal por 5 o más años muestran que se produce una reducción en la frecuencia de fracturas de hasta un 50%, sin embargo, existe información limitada sobre los beneficios más allá de los 10 años. Resulta necesario realizar una revisión cuidadosa de los beneficios versus los riesgos en pacientes tratadas por más de 5 o 10 años. Se recomienda que las pacientes que están en un tratamiento de largo plazo monitoricen su estado óseo anualmente. La administración de terapia de estrógenos sin oposición en pacientes con el útero intacto ha mostrado aumentar el riesgo de hiperplasia endometrial. Por lo tanto, en mujeres con el útero intacto resulta esencial la adición de un progestágeno durante al menos 12 días por ciclo. Estreva® gel no es un contraceptivo oral ni devuelve la fertilidad. Si Estreva® gel se administra juntamente con un progestágeno a mujeres con el útero intacto con potencial de gestación éstas deberían utilizar métodos contraceptivos no hormonales. Cualquier sangrado repetido debería investigarse, incluida la realización de una biopsia endometrial.