Prospecto CONFER

Composición
Cada cápsula contiene: Gránulos de Fumarato Ferroso: 369,11 mg (equivalentes a 330 mg de Fumarato Ferroso y a 109 mg de Hierro activo). Gránulos de Cianocobalamina: 55,56 mg (equivalentes a 1 mg de Cianocobalamina). Gránulos de Ácido Fólico: 33,33 mg (equivalentes a 2 mg de Ácido Fólico). Gránulos de Ácido Ascórbico: 113,31 mg (equivalentes a 100 mg de Ácido ascórbico). Excipientes c.s.p. 1 cápsula.
Farmacología
Confer® se ha desarrollado con una técnica galénica muy especial en microgránulos, en la que cada una de las drogas se encuentra aislada de la otra, asegurándose así una perfecta estabilidad y representando un verdadero adelanto farmacotécnico en relación a las formas galénicas ya existentes. El proceso de micronizado permite una máxima distribución de los componentes en el área de absorción al comportarse como entidades farmacéuticas únicas, logrando con ello una independencia de parámetros fisiológicos y fisicoquímicos variables, además de una absorción más uniforme y una tolerancia cuantitativamente mejor, situación no tan claramente esperada en otras formas farmacéuticas convencionales. Confer® posee una potente y beneficiosa acción antianémica y hematínica; en cuadros por déficit de Hierro brinda elevados niveles supliendo su falta en la formación de hemoglobina. El fumarato ferroso es la sal de mayor asimilación y tolerancia. Posee la máxima concentración de Hierro elemental de todas sus sales (32,9%). Confer® tiene los elementos esenciales para una hematopoyesis normal, una buena maduración de la médula ósea y eritroblastos y una buena síntesis de aminoácidos. La vitamina B12 tiene una acción directa e indirecta en todos los sistemas enzimáticos conocidos en el hombre. La vitamina C incrementa la absorción intestinal de Hierro y acelera la conversión del ácido fólico en su metabolito activo para una eritropoyesis normal. Confer® tiene un marcado efecto tónico, brindando una agradable sensación de bienestar general.
Indicaciones
Prevención y tratamiento integral de anemias ferropénicas, anemias posthemorrágicas agudas y crónicas, estados fisiológicos de mayor demanda por crecimiento, embarazo, lactancia, puerperio, menstruación. Síndrome de malabsorción gástrica, anemias por parasitosis, prevención y corrección de deficiencias de ácido fólico.
Dosificación
Una cápsula diaria por vía oral, pudiendo aumentarse a dos en caso que el médico lo estime conveniente.
Contraindicaciones
Hemocromatosis, hemosiderosis, anemias hemolíticas y cualquier anemia que no sea originada por falta de aporte de Hierro. Porfiria cutánea tardía.
Reacciones adversas
En algunos pacientes puede ocurrir dolor y distensión abdominal, generalmente leves y de remisión espontánea. Raramente, puede presentarse un cuadro de irritación de contacto, con dolor torácico o dolor de garganta que se produce durante la deglución. En casos aislados se ha descrito constipación, diarrea, náusea y vómitos. Debe comunicarse al paciente que comúnmente las heces se tornarán verde oscuras o negras cuando se ingieren preparados orales que contienen Hierro.
Precauciones
La ingestión de alcohol puede incrementar la absorción del Hierro y su almacenamiento hepático, incrementando así el riesgo de toxicidad por el mismo. En pacientes con deterioro significativo de la función hepática o renal puede ocurrir acumulación de hierro. Pacientes portadores de trastornos inflamatorios intestinales (enteritis, colitis, diverticulitis) o enfermedad ácido péptica pueden deteriorar su estado al recibir preparados orales que contengan hierro.
Advertencias
Deben efectuarse determinaciones periódicas de hemoglobina para controlar la respuesta al tratamiento. La administración de ácido fólico podría enmascarar un cuadro de anemia perniciosa, pues aunque el estado hematínico se normalice, pueden persistir las manifestaciones neurológicas.
Interacciones
El empleo simultáneo de formulaciones conteniendo suplementos de Hierro junto a Etidronato puede reducir la absorción de este último, por lo que deberá separarse su administración en un período no menor de 2 horas. Los preparados que contienen Hierro pueden reducir la absorción de fluoroquinolonas por sus propiedades quelantes, por lo cual su administración simultánea deberá individualizarse en un período no menor de dos horas. La administración de formulaciones conteniendo hierro junto a lipasa pancreática pueden reducir notablemente su absorción. El empleo de Penicilamina o Trientina junto a preparados que contienen hierro puede reducir sus efectos terapéuticos, debiendo individualizarse, en estos casos, su administración en un período de al menos dos horas. El uso concomitante de sales de Hierro junto a tetraciclinas reduce la absorción de éstas y su efecto farmacológico debiendo recomendarse la ingestión de las primeras, dos horas después del antibiótico. Los preparados que contienen Hierro disminuyen la absorción oral del Zinc, debiendo recomendarse la administración de este último al menos dos horas después de la ingesta de los primeros.
Incompatibilidades
La administración de preparados orales de Hierro, junto a antiácidos, suplementos de calcio, café, leche y derivados, huevos o alimentos que contengan Bicarbonato, Oxalato, fosfatos, pueden reducir significativamente la absorción de Hierro debido a la formación de complejos insolubles o poco solubles. En estos casos, deberá separarse la administración del preparado al menos 1 hora antes o dos horas después de la ingestión de los previamente señalados.
Sobredosificación
Está descrita la toxicidad aguda con suplementos de Hierro, con manifestaciones clínicas que varían entre vómitos y estados de coma, con la ingestión de dosis entre 200 y 250 mg/Kg. No se dispone de reportes de toxicidad crónica por Hierro en individuos sin alteraciones genéticas de la absorción de Hierro. Las manifestaciones clínicas de la intoxicación aguda incluyen diarrea, en ocasiones sanguinolenta; fiebre; náusea intensa; dolor abdominal; vómitos severos, en ocasiones con contenido hemático. La ingestión de sobredosis de hierro puede ser fatal, siendo necesario el tratamiento inmediato. Luego de una hora de ocurrida la ingesta, la absorción sistémica del Hierro puede ocasionar erosión de la mucosa gástrica e intestinal, complicando de esta manera, los procedimientos de evacuación y soporte. Inicialmente, puede recurrirse al jarabe de ipecacuana que tarda aproximadamente 30 minutos en ejercer su acción. Si el estado clínico del paciente lo permite, debe practicarse un lavado gástrico. El inicio de las manifestaciones clínicas asociadas a la intoxicación por Hierro puede variar entre 10 a 60 minutos a partir de la ingestión, dependiendo del tipo de sal ingerida, contenido gástrico y la magnitud de la dosis. Deben practicarse valoraciones sucesivas de la concentración sérica de Hierro, especialmente dentro de las 12 primeras horas a partir de la ingestión, teniendo presente que las concentraciones pico se alcanzan hacia la sexta hora. Se instaurarán medidas de soporte generales, destacando la monitorización estricta del balance hidroelectrolítico, pH y gases arteriales. En casos de intoxicación severa, es decir cuando las manifestaciones clínicas van más allá de la presencia de vómitos o diarrea, puede emplearse como antídoto la Deferoxamina, por vía intravenosa lenta o intramuscular. El paciente deberá ser monitorizado por un período mínimo de 24 horas a partir de su estado asintomático. Los efectos tardíos de la intoxicación pueden en algunos casos observarse entre 24 y 48 horas después de la ingestión y consisten en shock o hemorragia digestiva severa. Puede ocurrir obstrucción intestinal varias semanas después del evento. Tener presente que la hemodiálisis no contribuye a remover el Hierro absorbido.
Presentación
Envase con 5 y 30 cápsulas.

Comentarios (1)

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *