CIPROXINA 500 - Interacciones

La administración simultánea de ciprofloxacino (oral) y medicamentos que contengan cationes multivalentes y suplementos minerales (p. ej., calcio, magnesio, aluminio, hierro), sucralfato o antiácidos y fármacos altamente tamponados (p. ej., antirretrovirales) que contengan magnesio, aluminio o calcio reduce la absorción del ciprofloxacino. Por consiguiente, el ciprofloxacino deberá administrarse bien 1-2 horas antes bien al menos 4 horas después de la ingestión de dichos preparados. Esta restricción no se aplica a los antiácidos pertenecientes al tipo de los bloqueantes del receptor H2. Deberá evitarse la administración conjunta de productos lácteos o bebidas enriquecidas con minerales (p. ej., leche, yogur, zumo de naranja enriquecido con calcio) y ciprofloxacino ya que podría reducirse la absorción del ciprofloxacino. Sin embargo, el calcio contenido en la dieta como parte de los alimentos no afecta de modo significativo a la absorción del ciprofloxacino. La administración concomitante de ciprofloxacino y omeprazol conlleva una ligera reducción de la Cmáx y la AUC del ciprofloxacino. La administración conjunta de ciprofloxacino y teofilina puede producir un aumento no deseado en los niveles séricos de teofilina. Esto puede conllevar efectos secundarios inducidos por la teofilina, que en raras ocasiones pueden comportar riesgo vital o resultados fatales. Si el uso conjunto de ambos productos es inevitable, deben comprobarse los niveles séricos de teofilina y reducir adecuadamente su dosificación. Estudios en animales han demostrado que la combinación de dosis elevadas de quinolonas (inhibidores de las girasas) y determinados agentes antiinflamatorios no esteroides (excepto el ácido acetilsalicílico) pueden provocar convulsiones. Se ha observado un aumento pasajero de la concentración sérica de creatinina cuando se administran simultáneamente ciprofloxacino y ciclosporina. Por lo tanto, es necesario realizar un control frecuente de las concentraciones séricas de creatinina en estos pacientes (dos veces por semana). La administración simultánea de ciprofloxacino y warfarina puede intensificar el efecto de ésta. En determinados casos, la administración conjunta de ciprofloxacino y glibenclamida puede intensificar el efecto de ésta (hipoglucemia). El probenecid interfiere en la secreción renal del ciprofloxacino. La administración conjunta de probenecid y ciprofloxacino aumenta las concentraciones séricas de ciprofloxacino. La excreción tubular renal del metotrexato puede verse inhibida por la administración concomitante de ciprofloxacino, resultando de ello niveles plasmáticos elevados de metotrexato, lo cual podría conllevar un mayor riesgo de reacciones tóxicas asociadas al metotrexato. Por tanto, habrá que controlar cuidadosamente a los pacientes en tratamiento con metotrexato cuando esté indicado un tratamiento concomitante con ciprofloxacino. La metoclopramida acelera la absorción del ciprofloxacino (oral) de manera que las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan con mayor rapidez. No se ha observado ningún efecto sobre la biodisponibilidad del ciprofloxacino. En un estudio clínico con individuos sanos se presentó un aumento en las concentraciones séricas de la tizanidina (aumento de la Cmax: de 7 veces, rango: de 4 a 21 veces: incremento del AUC: de 10 veces, rango de 6 a 24 veces) cuando se administró concomitantemente con ciprofloxacino. En asociación con dicho aumento hubo un efecto hipotensivo y sedante protencializado. No se debe administrar tizanidina junto con ciprofloxacino (ver también Contraindicaciones). Embarazo y lactancia: El ciprofloxacino no debe prescribirse a mujeres embarazadas o en período de lactancia, ya que no se dispone de experiencia sobre la seguridad del fármaco en estos grupos de pacientes y, según estudios en animales, no es posible descartar la posibilidad de que el fármaco cause lesiones en cartílagos articulares de organismos inmaduros. Los estudios en animales no han demostrado evidencia alguna de efectos teratogénicos (malformaciones).