BROZEPAM - Precauciones

Sensibilidad cruzada y/o problemas relacionados: Los pacientes sensibles a una Benzodiazepina también pueden ser sensibles a otras Benzodiazepinas. Carcinogenicidad/tumorogenicidad: No reportada. Mutagenicidad: No reportada. Embarazo y reproducción: Embarazo: Se asume que Bromazepam atraviesa la placenta por su similitud a otras benzodiazepinas. Primer trimestre: Se asume que Bromazepam esta asociada al incremento del riesgo de malformaciones congénitas cuando es usado durante el primer trimestre de embarazo por su similitud a Clordiazepoxido y Diazepam. El riesgo-beneficio debe ser considerado cuidadosamente. Sin embargo, ya que el uso de las benzodiazepinas (con la posible excepción de uso anticonvulsivante) es raramente una materia de emergencia o urgencia, debe ser evitada durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre. La posibilidad de que una mujer en edad fértil pueda estar embarazada debe considerarse cuando se inicia el tratamiento con benzodiazepinas. El uso regular de las benzodiazepinas durante el embarazo puede causar dependencia física, lo que resulta en síntomas de abstinencia en el neonato. El uso de benzodiazepinas hipnóticas durante las últimas semanas de embarazo ha resultado en depresión del SNC, flacidez neonatal, dificultades en la alimentación, hipotermia y problemas respiratorios. Labor de parto: El uso de las benzodiazepinas justo antes o durante el parto puede causar flacidez neonatal. Lactancia: Estudios en ratas han mostrado que Bromazepam es distribuido en la leche de ratas. Ya que los neonatos metabolizan las benzodiazepinas más lentamente que los adultos puede ocurrir la acumulación de las benzodiazepinas y/o sus metabolitos. El uso por madres que dan de lactar puede causar sedación, dificultades en la alimentación y/o pérdida de peso en el infante. Pediatría: Todos los niños, especialmente los más pequeños, son usualmente más sensibles a los efectos de las benzodiazepinas sobre el sistema nervioso central (SNC). La depresión prolongada del SNC puede ser producida en el neonato debido a la inhabilidad para biotransformar las benzodiazepinas a sus metabolitos inactivos. Geriatría: Los pacientes geriátricos son usualmente más sensibles a los efectos adversos de las benzodiazepinas. Si es necesario, se recomienda que la dosis este limitada a la dosis mínima efectiva e incrementarla gradualmente, para disminuir la posibilidad de desarrollo de ataxia, mareos y sobresedación, que pueden dar lugar a caídas y otros accidentes. Un estudio retrospectivo de casos y controles ha mostrado que los pacientes geriátricos que reciben benzodiazepinas de acción prolongada son más propensos a sufrir caídas y fracturas relacionada a las caídas que aquellos que reciben benzodiazepinas de acción corta. Sin embargo, ambos grupos tuvieron un riesgo incrementado de estas secuelas en comparación de los pacientes ancianos que no recibieron benzodiazepinas o que recibieron otros hipnóticos sedantes de acción corta. La vida media de las benzodiazepinas puede ser más prolongada en ancianos que en pacientes jóvenes.