ASSIS 400 - Precauciones

Por contener magaldrato: embarazo y reproducción: los antiácidos son considerados generalmente fármacos seguros, aun con la administración crónica y en altas dosis. Aunque estudios adecuados y bien controlados en humanos no se han realizado, se ha reportado que los antiácidos pueden producir algunas reacciones adversas como hipercalcemia, hipomagnesemia, hipermagnesemia, hiperreflexia en fetos y neonatos cuyas madres recibieron antiácidos en altas dosis. Lactancia: problemas en humanos no han sido documentados. Aunque las sales de aluminio, calcio y magnesio pueden pasar a la leche materna, su concentración no es suficientemente elevada para producir efectos en el recién nacido. Pediatría: los antiácidos no deberían administrarse en infantes menores de 6 años de edad, a menos que el médico lo indique. Dado que los niños no son usualmente capaces de describir con precisión los síntomas, un diagnóstico apropiado debería preceder a la indicación de un antiácido, dado que esto podría llevar a enmascarar otra condición o aparición de efectos adversos severos. Por contener magnesio y aluminio, su uso está contraindicado en niños muy pequeños debido a que existe riesgo de producir hipermagnesemia o efectos tóxicos por aluminio, especialmente en niños deshidratados o con insuficiencia renal. Geriatría: debido a las alteraciones del metabolismo óseo en los adultos mayores, éstas podrían agravarse por la depleción de fósforo, hipercalciuria e inhibición de la absorción de flúor, provocado por la administración crónica de sales de aluminio. También es común en los adultos mayores cierto grado de insuficiencia renal, lo que puede producir retención de aluminio. Si bien no se desconoce el rol de las sales de aluminio en la enfermedad de Alzheimer, su empleo en estos pacientes no es recomendado. Investigaciones sugieren que las sales de aluminio pueden contribuir al desarrollo de esta enfermedad. Por contener simeticona: embarazo y reproducción: no se han descrito en humanos efectos bien documentados. Lactancia: no se han descrito en humanos efectos bien documentados. Pediatría: estudios llevados a cabo en niños no han demostrado problemas específicos. No se aconseja su administración en cólicos. Geriatría: no hay información sobre efectos en ancianos relacionados con el empleo de simeticona.