APRONAX - Sobredosificación

La ingestión accidental o intencional de grandes dosis de Naproxeno puede causar somnolencia, acidez, indigestión, náuseas y vómitos. Algunos pacientes pueden experimentar convulsiones, sin embargo no está claro si tiene o no relación con naproxeno. La administración temprana de carbón activado (50 - 100 g en forma de suspensión acuosa) durante 15 minutos dentro de las 2 horas siguientes a la ingesta, puede reducir considerablemente la absorción de éste fármaco. Son útiles también medidas de tratamiento habitual (vaciamiento gástrico temprano o catarsis intestinal). La hemodiálisis no reduce la concentración plasmática de naproxeno por encontrarse en alto porcentaje ligado a proteínas plasmáticas. Tratamientos específicos: En los casos de convulsiones: Usar, diazepam u otras benzodiacepinas convulsivantes. Hipoprotrombinemia: Usar vitamina K. Para la prevención o tratamiento de las primeras indicaciones relacionadas a fallo renal: Usar dopamina + dobutamina intravenosa. Nefritis o síndrome nefrótico, trombocitopenia, anemia hemolítica, reacciones cutáneas severas u otras reacciones de sensibilidad pueden responder a la administración de glucocorticoides.