APRONAX - Precauciones

Sensibilidad cruzada y/o problemas relacionados: Los pacientes sensibles a uno de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, pueden ser sensibles a cualquiera de los AINEs. Los AINEs pueden provocar vasoconstricción o anafilaxis en pacientes asmáticos sensibles a la aspirina. Uso en pacientes con deterioro de la función renal: Dado que Naproxeno y sus metabolitos se eliminan por la orina por filtración glomerular (95%); en pacientes con significativo deterioro de la función renal (depuración de creatinina < 20 ml/min) y en aquellos con disminución de la perfusión renal (insuficiencia cardiaca congestiva, depleción de volumen, pacientes que usan diuréticos), deberá reducirse la dosificación diaria para impedir la acumulación. La hemodiálisis no reduce la concentración plasmática de naproxeno, debido a su elevada tasa de unión a las proteínas plasmáticas. Uso en pacientes con deterioro de la función hepática: En pacientes con cirrosis alcohólica y otras formas de cirrosis hepática (con bajas cifras de albúmina plasmática), la concentración sérica total de naproxeno disminuye, pero la fracción libre se incrementa. Las consecuencias de estos hallazgos son desconocidas, por lo que debería usarse prudentemente y administrar la dosis mínima efectiva. Uso en niños: No se han realizado estudios en niños menores de 2 años de edad. Uso en ancianos: Estudios clínicos indican que la concentración total plasmática de naproxeno no varió, sin embargo, la fracción libre está incrementada. Según los estudios de farmacovigilancia del Naproxeno y otros AINEs, los ancianos y personas debilitadas cuya tolerancia puede ser menor, corren un riesgo más alto de úlcera péptica, hemorragia digestiva o perforación gastrointestinal que otras personas. La mayoría de las reacciones gastrointestinales mortales asociadas con los AINEs ocurren en tales pacientes, por lo que debería administrarse las dosis mínimas efectivas.