ANDROCUR - Farmacología

Propiedades farmacodinámicas: El carcinoma prostático y su metástasis son en general andrógeno-dependientes. El acetato de ciproterona ejerce una acción anti-andrógena directa en el tumor y su metástasis. Este también tiene actividad progestogénica, la cual ejerce un efecto de retroalimentación negativo sobre los receptores hipotalámicos, llevando de tal forma a una reducción en la liberación de gonadotropina, y por lo tanto una producción disminuida de andrógenos testicular. El apetito sexual y la potencia son reducidos y la función gonadal es inhibida. El efecto antigonadotrópico del acetato de ciproterona es también ejercido cuando es administrado con análogos LHRH. El incremento inicial de la testosterona causado por ésta clase de sustancias es reducido por el acetato de ciproterona. Una tendencia ocasional para los niveles de prolactina de incrementarlos ligeramente ha sido observada bajo dosis más altas del acetato de ciproterona. Propiedades farmacocinéticas: Siguiente a la administración oral, el acetato de ciproterona es completamente absorbido sobre un rango de dosis amplio. La ingesta de 100 mg de acetato de ciproterona brinda niveles séricos máximos de alrededor de 239 ng/mL a alrededor de 3 horas. Por lo tanto, los niveles séricos de la droga declinaron durante un intervalo de tiempo de típicamente 24 a 120 h, con una vida media terminal de 42.8 ± 9.7 h. La depuración total del acetato de ciproterona sérico es de 3.8 ± 2.2 mL/min/kg. El acetato de ciproterona es metabolizado por varias vías, incluyendo hidroxilaciones y conjugaciones. El metabolito principal en plasma humano es el derivado del 15b-hidroxi. Una cantidad de droga es excretada sin cambio con la bilis. La mayoría de la dosis es excretada en la forma de metabolitos en una proporción urinaria a biliar de 3:7. La excreción renal y biliar procede con una vida media de 1.9 días. Los metabolitos del plasma son eliminados en una tasa similar (vida media de 1.7 días). El acetato de ciproterona es casi exclusivamente unido a la albumina plasmática. Aproximadamente 3.5 - 4% de niveles de droga totales están presentes sin la unión. Como la unión a la proteína es no específica, cambios en los niveles de SHBG (hormona sexual unida a la globulina) no afectan la farmacocinética del acetato de ciproterona. La biodisponibilidad absoluta del acetato de ciproterona es casi completa (88% de la dosis). Datos de Seguridad Preclínicos: Toxicidad sistémica: Los datos preclínicos no revelan riesgo específico para humanos basados en estudios convencionales de toxicidad de dosis repetidas más allá de aquellos discutidos en otras secciones del Resumen de las Características del producto. Investigaciones experimentales produjeron efectos similares a los corticoides en las glándulas adrenales en ratas y perros siguiente a las dosis más altas, lo cual podría indicar efectos similares en humanos en la dosis dada más alta (300 mg/día). Genotoxicidad y carcinogenicidad: Ensayos reconocidos de primera línea de genotoxicidad dieron resultados negativos cuando fueron conducidos con el acetato de ciproterona. Sin embargo, pruebas adicionales mostraron que el acetato de ciproterona fué capaz de producir aductos con el ADN (y un aumento de la actividad de reparación del ADN) en células hepáticas de ratas y monos y también en hepatocitos recientemente aislados de humano, el nivel de aducto de ADN en las células hepáticas del perro fue extremadamente bajo. Esta formación de aducto del ADN ocurrió en exposiciones que podrían ser esperadas a ocurrir en los regímenes de dosis recomendadas para el acetato de ciproterona. Consecuencias In vivo del tratamiento del acetato de ciproterona fueron la incidencia incrementada de lesiones hepáticas focales, posiblemente pre-neoplásicas en las cuales las enzimas celulares fueron alteradas en ratas hembras, y un incremento de la frecuencia de mutación en ratas transgénicas llevando un gen bacterial como objetivo para la mutación. La relevancia clínica de éstos hallazgos es en éste momento incierta. En estudios de carcinogenicidad a largo plazo en ratas el acetato de ciproterona incrementó la incidencia de tumores hepáticos incluyendo carcinomas en dosis altas lo cual concomitantemente causó toxicidad hepática y excedió la dosis humana máxima. Investigaciones adicionales en roedores en dosis más bajas no hepatotóxicas revelaron proliferaciones hepáticas benignas similares a los efectos descritos para otras hormonas esteroideas. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los esteroides sexuales pueden promover el crecimiento de ciertos tejidos hormonales dependientes y tumores.