ADALAT OROS - Sobredosificación

Existen varios casos bien documentados de sobredosis de ADALAT OROS (nifedipino). Los siguientes síntomas se observan en casos de intoxicación severa con nifedipino: alteración de la conciencia al punto de coma, una caída de la presión arterial, taquicardia/ bradicardia, hiperglucemia, acidosis metabólica, hipoxia, shock cardiogénico con edema pulmonar. En lo que respecta al tratamiento, la eliminación de la sustancia activa y restablecimiento de las condiciones cardiovasculares estables tienen la prioridad. Después de la ingesta oral, se indica el lavado gástrico exhaustivo, si es necesario en combinación con irrigación del intestino delgado. En particular en casos de intoxicación con productos de liberación lenta como ADALAT OROS, la eliminación tiene que ser lo más completa posible incluyendo el intestino delgado para prevenir la absorción posterior inevitable de otro modo de la sustancia activa. La hemodiálisis no tiene sentido, ya que nifedipino es no dializable, pero se aconseja plasmaferesis (alta unión de proteínas en plasma, relativamente bajo volumen de distribución). La hipotensión clínicamente significativa exige un soporte cardiovascular activo incluyendo el monitoreo de la función cardiovascular y respiratoria incluyendo la elevación de las extremidades y atención al volumen de líquido circulante y producción de orina. La hipotensión como resultado de la vasodilatación arterial también puede tratarse con calcio (10 mL de 10% de solución de gluconato de calcio administrado lentamente mediante la vía intravenosa y repetirse de ser necesario). Como resultado, el calcio en suero puede alcanzar el rango superior normal hasta niveles ligeramente elevados. Si se alcanza un incremento insuficiente en la presión arterial con el calcio, se administran adicionalmente simpaticomiméticos de vasoconstricción como dopamina o noradrenalina como un último recurso sólo en pacientes sin arritmia cardiaca o insuficiencia cardiaca isquémica o cuando otras medidas más seguras han fracasado. La dosificación de estas drogas se determina únicamente por el efecto obtenido. Se tiene que administrar líquido o volumen adicional con precaución debido al peligro de una sobrecarga para el corazón. Se ha observado bradicardia y/o bradiarritmias en algunos casos de sobredosis de nifedipino. Se deben aplicar medidas clínicas apropiadas, de acuerdo a la naturaleza y severidad de los síntomas. Para el manejo de una sospecha de sobredosis del fármaco, contacte a su Centro de Control de Envenenamiento.